Si alguna vez has tenido un hermoso sueño, sabes cuán decepcionante es despertar sólo para descubrir que todo fue simplemente eso: un sueño. Quizá soñabas con un ser querido que ya falleció, o quizá soñabas que tenías la vida que siempre has deseado. Son los sueños los que hacen que los seres humanos sean tan poderosos. Podemos visualizar cosas que jamás hayan existido, y comenzar a luchar por manifestarlas. Los sueños son el combustible que nos hace soportar situaciones casi inaguantables. Son los sueños los que crean obras de arte, sinfonías maestras y cosas que nunca pensábamos que serían posibles.

Bienvenido al mes de Acuario, el mes en el que los sueños son posibles. Un mes justo por todo lo que es y lo que será. En este mes, todos nos convertimos en soñadores justos a medida que echamos un vistazo a través de la ventana de nuestra vida y observamos el futuro brillante en el que el glorioso sol comienza a salir en nuestra propia vida y en la vida de toda la humanidad.   

Luego de la pesadez del mes anterior, Acuario viene a nosotros con ligereza y una bocanada de aire fresco. Los acuarianos a menudo son personas alegres y optimistas que resaltan en la multitud. Así también lo hace este mes, ya que nos ofrece gran alegría y singularidad en comparación con todos los otros meses del calendario anual.

Si observamos a Martin Luther King Jr., quien era acuario en el calendario hebreo, veremos la personificación de este mes. Pero el Dr. King no fue el único que tuvo un sueño. Todos nosotros tenemos un sueño, y este es el tiempo para hacerlo realidad. Este es el mes de gran visión. 

Mientras en el mes anterior conectamos con el lado de Saturno que da cara al espacio oscuro, este mes conectamos con el lado de Saturno que está de cara al Sol. Con ello vienen todas las esperanzas, las ideas ilimitadas y las oportunidades posibles. Este es el mes en el que de hecho comenzamos a ver la posibilidad de un mundo en el que la tristeza y el dolor ya no existan.

Muchos de nosotros hemos escuchado que nos encontramos en la Era de Acuario. Esto significa que estamos viviendo en un tiempo en el que los sueños de la humanidad se están haciendo realidad. Estamos viendo cómo la ciencia estima que podríamos vivir hasta los ciento veinte años. Vemos increíbles avances médicos y tecnologías maravillosas que sólo existían en las películas futuristas. Pero lo más importante es que la Era de Acuario nos trae la promesa de un mundo y una vida sin dolor, tristeza ni llanto. ¿Podemos tan siquiera soñar con un mundo así? ¿Un mundo en el que no hay sufrimiento de ningún tipo? Este tipo de mundo, un sueño tan extravagante para tantos de nosotros, impregna nuestra mente en ese mes. Comenzamos a visualizar esta posibilidad para nuestra vida y recibimos la energía para alcanzarla.

¿Cómo accedemos a las posibilidades y promesas de este mes para nosotros y para todo el mundo? En hebreo Acuario significa cubo o jarra. El signo de Acuario está representado por alguien que porta la jarra y vierte el agua. La Era y el mes de Acuario son tiempos en los que podemos ser un canal para dar al mundo y a otras personas abundancia y misericordia sin precio ni cálculos. Todo se vierte y se comparte. Si podemos comenzar a actuar de esta forma, podremos conectar con todo lo bueno que este mes ofrece y activar esta energía en nuestra propia vida. ¿Cuál es tu sueño más grande? ¿Qué es imposible para ti? ¿Qué es aquello que consideras que está más allá de la imaginación?

Acuario es conocido como el Mes de la Redención. Es un tiempo tanto de redención individual como de redención global. Este mes podemos ser redimidos de pensamientos negativos que nos han mantenido estancados, relaciones que han evitado que crezcamos y temores que han hecho imposible que nos amemos unos a otros. Podemos conectar con la redención del dolor, el sufrimiento, las lágrimas e incluso la muerte misma. Podemos ser redimidos de todo y vivir la promesa del Creador de un buen mundo sin caos. 

Si en este mes podemos intentar ser misericordiosos sin razón, amar sin cuestionamiento y no poner límites a nuestras capacidades, no sólo podremos soñar en grande, sino que también podremos hacer realidad nuestros sueños. Todo lo que debemos hacer es creer en nosotros mismos y saber que con la ayuda del Creador todo es posible. Podemos despertar para encontrar que nuestro más grande sueño se ha vuelto nuestra más grande realidad.

Les deseo un buen mes y les envío todo mi cariño y amor,

Karen