mujer

 

Lo que creemos ser | Eckhart Tolle

Nuestro sentido de lo que somos determina cuáles han de ser nuestras necesidades y las cosas a las cuales les atribuiremos importancia en la vida; y todo aquello que nos parezca importante tendrá el poder de perturbarnos e irritarnos. Esto se puede utilizar como criterio para descubrir hasta qué punto nos conocemos a nosotros mismos. Lo que nos importa no es necesariamente lo que expresamos ni aquello en lo cual creemos, sino aquello que se manifiesta como serio e importante a través de nuestros actos y de nuestras reacciones.

 

 

 

Entonces conviene preguntarnos: “¿Cuáles son las cosas que me irritan y me alteran?” Si las nimiedades tienen el poder para molestarnos, entonces eso es exactamente lo que creemos ser: un ser insignificante. Esa será nuestra noción inconsciente. ¿Cuáles son las cosas insignificantes? En últimas, todas las cosas son insignificantes, porque todas las cosas son transitorias. Podemos decir, “sé que soy un espíritu inmortal”, o “estoy cansado de este mundo de locos y lo único que deseo es paz”, hasta cuando suena el teléfono. Malas noticias: hubo un colapso de la bolsa de valores; se dañó el negocio; se robaron el automóvil; llegó la suegra; se canceló el viaje; se canceló el contrato; el compañero se ha ido; piden más dinero; dicen que es culpa nuestra. Entonces se levanta en nuestro interior una oleada de ira o ansiedad. La voz se torna dura: “no soporto más esto”. Acusamos, culpamos, atacamos, nos defendemos o nos justificamos, y todo eso sucede en piloto automático.

 

 

 

Obviamente hay algo más importante para nosotros que la paz interior que pedíamos hace un momento, y tampoco somos ya un espíritu inmortal. El negocio, el dinero, el contrato, la pérdida o la amenaza de pérdida son más importantes.

 

 

 

Pensar

¿Para quién? ¿Para el espíritu inmortal que dijimos ser? No, para mí. Para ese pequeño yo que busca la seguridad o la realización en cosas transitorias y que se enoja o se pone nervioso cuando no las encuentra. Bueno, por lo menos ahora sabemos quiénes creemos ser realmente. Si la paz es realmente lo que deseamos, debemos elegir la paz. Si la paz fuera más importante para nosotros que todo lo demás y si supiéramos de verdad que somos espíritu en lugar de un pequeño yo, no reaccionaríamos sino que nos mantendríamos totalmente alertas frente a situaciones o personas difíciles. Aceptaríamos inmediatamente la situación y nos haríamos uno con ella en lugar de separarnos de ella.

 

Entonces, a partir del estado de alerta, vendría la reacción. Sería una reacción proveniente de lo que somos (conciencia) y no de lo que creemos ser (el pequeño yo). Sería entonces una respuesta poderosa y eficaz que no convertiría a la persona o a la situación en enemiga. El mundo siempre se encarga de que no nos engañemos durante mucho tiempo acerca de lo que pensamos ser, mostrándonos las cosas que realmente nos importan. La forma como reaccionamos ante las personas y las situaciones, especialmente en los momentos difíciles, es el mejor indicador del conocimiento real que tenemos de nosotros mismos. Mientras más limitada y más egotista sea nuestra idea de nosotros mismos, más atención prestaremos y más reaccionaremos ante las limitaciones del ego, ante la inconsciencia de los demás. Los “defectos” que vemos en los otros se convierten, para nosotros, en su identidad. Eso significa que veremos solamente el ego en los demás, reforzando así el nuestro.

 

 

 

En lugar de mirar “más allá” del ego de los demás, fijamos nuestra atención en él. ¿Quién ve el ego? Nuestro ego. Las personas que viven en estado profundo de inconsciencia experimentan el ego viendo su reflejo en los demás. Cuando reconocemos que aquellas cosas de los demás que nos producen una reacción son también nuestras (y a veces sólo nuestras), comenzamos a tomar conciencia de nuestro propio ego. En esa etapa es probable que también nos demos cuenta que les hacíamos a los demás lo que pensábamos que ellos nos hacían a nosotros. Dejamos de considerarnos víctimas. Puesto que no somos el ego, el hecho de tomar conciencia de él no significa que sepamos lo que somos: sólo reconocemos lo que no somos. Pero es gracias a ese conocimiento de lo que no somos que logramos eliminar el mayor obstáculo para llegar a conocernos realmente. Nadie puede decirnos lo que somos. Sería apenas otro concepto más, incapaz de cambiarnos.

 

 

 

No hace falta una creencia para saber lo que somos. En efecto, todas las creencias son obstáculos. Ni siquiera necesitamos alcanzar la realización, porque ya somos lo que somos. Pero sin la realización nuestro ser no puede proyectar su luminosidad sobre el mundo. Permanece en el ámbito de lo inmanifiesto, es decir, en nuestro verdadero hogar. Entonces somos como la persona que finge ser pobre mientras tiene cien millones de dólares en su cuenta, con lo cual el potencial de su fortuna jamás se manifiesta.

 

LA ABUNDANCIA

Reconocer lo bueno que ya tenemos es la base de la abundancia”. Cada vez que creemos que el mundo nos niega algo, le estamos negando algo al mundo. Y eso es así porque en el fondo de nuestro ser pensamos que somos pequeños y no tenemos nada que dar. Ensaye lo siguiente durante un par de semanas para ver cómo cambia su realidad: dé a los demás todo lo que sienta que le están negando. ¿Le falta algo? Actúe como si lo tuviera, y le llegará. Así, al poco tiempo de comenzar a dar, comenzará a recibir.

 

 

 

No es posible recibir lo que no se da. El flujo crea reflujo. Ya posee aquello que cree que el mundo le niega, pero a menos que permita que ese algo fluya, jamás se enterará de que ya lo tiene. Y eso incluye la abundancia. Jesús nos enseñó la ley del flujo y el reflujo con una imagen poderosa. “Den y se les dará” La fuente de toda abundancia no reside afuera de nosotros, es parte de lo que somos. Sin embargo, es preciso comenzar por reconocer y aceptar la abundancia externa. Reconozca la plenitud de la vida que lo rodea: El calor de sol sobre su piel, la magnificiencia de las flores, el jugo delicioso de una fruta o la simple sensación de empaparse bajo la lluvia. Encontramos la plenitud de la vida en cada paso. Reconocer la abundancia que nos rodea despierta la abundancia que yace latente dentro de nosotros y entonces es solo cuestión de dejarse fluir. Cuando le sonreímos a un extraño, proyectamos brevemente la energía hacia afuera.

 

 

 

Nos comenzamos a convertir en dadores. Pregúntese con frecuencia, “¿qué puedo dar en esta situación; cómo puedo servirle a esta persona, cómo puedo ser útil en esta situación?” No necesitamos ser dueños de nada para sentir la abundancia, pero si sentimos la abundancia interior constantemente, es casi seguro que nos llegarán las cosas. La abundancia les llega solamente a quienes ya la tienen. Suena casi injusto, pero no lo es. Es una ley universal. Tanto la abundancia como la escasez son estados interiores que se manifiestan en nuestra realidad. Jesús lo dijo así: “Porque al que tenga se le dará más, y al que no tenga, aun lo que tiene se le quitará”. Eckhart Tolle, en “Una Nueva Tierra”.

 

 

 

AUTOR:  Eckhart Tolle

 

 

VISTO EN:  http://cienciacosmica.net/lo-que-creemos-ser-eckhart-tolle/


Vistas: 689

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ShekinahMerkaba para agregar comentarios!

Únete a ShekinahMerkaba

Comentario de MARIA ROSA MAYER el noviembre 1, 2015 a las 6:48pm

Maravilloso! Muchas gracias!

Comentario de clara rios ardila el octubre 31, 2015 a las 6:10pm

MUCHAS GRACIAS.

Comentario de Daisy Naquira el octubre 31, 2015 a las 1:59am

Gracias

Sobre

Notas

YO SOY... ANTONIO CERDAN

Antonio Cerdán Caparrós

CURRICULUM…

Continuar

Creada por ANTONIO CERDAN Jul 23, 2012 at 6:46am. Actualizada la última vez por E M A R Mar 16, 2016.

Última actividad

Maria de los Angeles comentó sobre la publicación en el blog Eclipse parcial de Luna en Capricornio, Gestando la Nueva realidad… de E M A R
Hace 1 hora
María Teresa Revilla Santa Cruz comentó sobre la publicación en el blog Eclipse parcial de Luna en Capricornio, Gestando la Nueva realidad… de E M A R
Hace 2 horas
A Enoy Guatume le gustó el blog Eclipse parcial de Luna en Capricornio, Gestando la Nueva realidad… de E M A R
Hace 20 horas
A Miladis Reyes le gustó el blog Eclipse parcial de Luna en Capricornio, Gestando la Nueva realidad… de E M A R
ayer
A Miladis Reyes le gustó el blog Eclipse parcial de Luna en Capricornio, Gestando la Nueva realidad… de E M A R
ayer
A Stella Maris le gustó el blog Eclipse parcial de Luna en Capricornio, Gestando la Nueva realidad… de E M A R
ayer
A Pepe Fernández le gustó el blog Eclipse parcial de Luna en Capricornio, Gestando la Nueva realidad… de E M A R
ayer
A margarita beatriz lombardo le gustó el blog Eclipse parcial de Luna en Capricornio, Gestando la Nueva realidad… de E M A R
ayer
A margarita beatriz lombardo le gustó el blog Eclipse parcial de Luna en Capricornio, Gestando la Nueva realidad… de E M A R
ayer
A norma abigail zarate baños le gustó el blog Diente de león: 9 usos y propiedades de esta planta medicinal de E M A R
ayer
A Héctor Hugo Orellana le gustó el blog Eclipse parcial de Luna en Capricornio, Gestando la Nueva realidad… de E M A R
ayer
Stella Peña Lillo compartió la entrada de blog de E M A R en Facebook
ayer
Stella Peña Lillo compartió la entrada de blog de E M A R en Facebook
ayer
A Stella Peña Lillo le gustó el blog Eclipse parcial de Luna en Capricornio, Gestando la Nueva realidad… de E M A R
ayer
A Daniela Dolores le gustó el blog Eclipse parcial de Luna en Capricornio, Gestando la Nueva realidad… de E M A R
ayer
Natalia se unió al grupo de ANTONIO CERDAN
ayer
FELISA RECIO comentó sobre la publicación en el blog Eclipse parcial de Luna en Capricornio, Gestando la Nueva realidad… de E M A R
ayer
ANA GLORIA compartió la entrada de blog de E M A R en Facebook
ayer
dora silvia alarcón torres compartió la entrada de blog de E M A R en Facebook
ayer
VIRGINIA FERNANDEZ compartió la entrada de blog de E M A R en Facebook
Martes

© 2019   Creada por ANTONIO CERDAN.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio