ESTRATIFICACIONES CEREBRALES

 

Lección dada por el maestro Beinsá Dunó a la Clase Oculta Juvenil,

el 24 de marzo de 1926, en Sofía.

 

            “¡Fiel verdadero, puro y benévolo siempre seas!”

            Reflexión.

            (Se leyeron los resúmenes de los temas: “Origen de los ojos azules y de los ojos negros” y “el árbol más viejo en el mundo”.)

            (Se leyó el tema: “El lugar de los ojos azules y de los ojos negros”.)

            La cuestión de los ojos azules y de los ojos negros no es tan superficial como os la imagináis. Para que se escriba sobre esta cuestión, el hombre debe arreglárselas con esto lo que los frenólogos escriben. Vosotros decís que la gente con ojos azules es prudente y estos con los ojos negros son de naturaleza caliente. Esto no siempre es así. En Bulgaria raras veces se encuentra gente con ojos azules. Deben estudiarse los colores de la tierra. Por ejemplo, ¿qué color predomina en la Tierra? – El verde. Muchos de los colores actúan psíquicamente, internamente sobre el hombre, en consecuencia de lo cual a una gente le gusta más el color azul, a otros – el verde, a terceros – el rojo, etc. A los turcos especialmente les gusta el color rojo. Si el turco no se ponga un fez rojo y un cinturón rojo, él no es un turco. Además de esto, a la gente en sus edades diferentes le gustan colores diferentes. En su juventud a ellos les gustan unos colores, a mediana edad – otros, y en la vejez – habitualmente colores obscuros, negros. Frecuentemente, en su disposición hacia los colores, la gente va por tradición y no por convicción.

            Las tradiciones juegan un rol importante no solo en la vida del hombre individual, sino y en la vida de los pueblos. Por ejemplo, en los búlgaros existe la convicción de que los hombres jóvenes no deben dejarse barbas. Cuando el hombre llegue a una edad de 40-50-60 años para arriba ya puede llevar barba. Y entonces, cuando ven a un hombre con barba, ellos le prestan honra y respeto, como a un adulto. Los ingleses y los americanos, lo contrario, no prestan respeto ninguno a gente con barbas y bigotes. Entre ellos encontraréis a algún hombre de 70 años, un abuelo, pero con barba y bigotes afeitadas. Ellos se afeitan desde el punto de vista higiénico. Algunos hombres, pues, afeitan sus bigotes y dejan su barba. Otros, pues, se dejan patillas.

            Y así, la cuestión del origen de los ojos azules y de los ojos negros es específicamente importante. El color de los ojos azules no depende del color azul, pero es interesante su origen. Cómo serán los ojos del niño, esto en gran medida depende de la madre. Ella es el pintor que pone los colores de su niño. Si durante el embarazo, a la madre le gustan algunos ojos azules y ella constantemente piensa en éstos, ella puede crear tales ojos azules a su hijo. Sin embargo, en la mayoría de los casos la heredad supera. Y por eso veréis que los ojos del niño, por color, son o estos de la madre, o del padre, o de la abuela, o del abuelo. Y aquí las tradiciones juegan un rol importante. A través de cruzar las razas se pueden crear ojos azules o negros. Las causas profundas del origen del color de los ojos no se saben. Algunos dicen que la gente del Norte tienen más ojos azules, y los del Sur – ojos negros. Esta circunstancia todavía no habla nada del origen del color de los ojos. ¿Por qué? – Porque hay gente del sur con ojos azules, como hay gente del norte con ojos negros.

            Ahora os voy a dar otro tema, un poco filosófico: “Origen de las razas y de los colores en éstas”. Entonces, escribiréis sobre la pregunta: ¿cuándo, cómo y en qué condiciones aparecieron las razas? Sobre esta cuestión hay mucho escrito. Leeréis algo de esto lo que la gente ha escrito, y luego diréis y vuestra opinión.

            La cosa más difícil para la gente contemporánea es librarse de sus hábitos viejos, pasados. En la conciencia del hombre se han estratificado hábitos hereditarios que de vez en cuando se despiertan. Por ejemplo, ¿cómo os explicaréis el siguiente hecho?: os encontráis con un hombre, el cual conocéis habitualmente como silencioso, manso, pero veis que en el caso dado él manifiesta algo específico en su carácter. Vosotros os asombráis qué ha ocurrido con este hombre. Digo: las manifestaciones específicas en el hombre se deben a ciertas estratificaciones en su conciencia, que esperan solo condiciones favorables para manifestarse. Entonces, estas particularidades en el carácter o en el temperamento del hombre existen, pero no manifestadas. Tomad, por ejemplo, la duda. Esta tiene un origen lejano. La duda ha existido desde los tiempos más remotos en las plantas y los animales inferiores, pero y hasta hoy día se encuentra en todas las plantas y animales, como y en el hombre. La duda, el miedo, la ira, el odio y una serie de sentimientos negativos más llevan su inicio aún desde el tiempo cuando el hombre estaba en estado animal.

            Digo: ahora, como sabéis el origen de las manifestaciones negativas en el hombre, todos vosotros debéis auto-observarse, que analicéis vuestros ánimos y estados, que no seáis ciegos ni para los errores, ni para vuestras virtudes. Esto significa: ni que os subestiméis, ni que os sobrevaloréis. Los errores que el hombre hace ni son grandes, ni son pequeños, sin embargo, los errores pequeños siempre dan a luz a los grandes. Cuando en el hombre se manifiesta cierto sentimiento de ira, de duda, éste no es solo suyo. Este sentimiento se manifiesta simultáneamente y en una serie de otros seres que están estrechamente relacionados con él. Cuanto más el hombre se somete a este sentimiento, tanto más él se conecta con todos aquellos seres que en este tiempo viven el mismo sentimiento. En estas condiciones, este sentimiento puede aumentar tanto, que tome tamaños amenazadores. En este tiempo el hombre pierde cualquier razón. ¿Por qué? – Porque guerrea, lucha. Cuando solucione esta guerra a su favor, él vuelve a tomar consciencia. En resultado de este proceso el hombre se siente cansado, torturado, como si hubiera pasado por alguna derrota. Estas son tormentas en la vida del hombre, que tienen sus consecuencias buenas y malas. Después de todo esto el hombre debe trabajar largo tiempo para restablecer el equilibrio de su vida espiritual.

            Las condiciones presentes en las cuales todos vivís, muestran que vosotros necesitáis de auto-dominio, no externo, sino auto-dominio interno, en el cual el hombre con alegría y tranquilidad aguanta todas las dificultades y desgracias en la vida. Auto-dominio y templanza no es una y misma cosa. En el auto-dominio el hombre se siente internamente alegre, lo cual da impulso a todo lo superior y noble en él. Entonces los jugos de todos los sentimientos negativos, heredados en el hombre del pasado, se transforman en buenos, en manifestaciones positivas. Ahora mirad que no caigáis en el otro extremo, de pensar que un hombre con auto-dominio no puede vivir algún sentimiento o estado de ánimo negativo. No es así. Y el santo incluso cae en estados de ánimos malos. Vosotros pensáis que en las condiciones actuales el hombre puede nacer puro y santo. No, un hombre puro y santo es aquel que ha pasado por la ley de la auto-educación. Este hombre se ha educado y en su conciencia, y en su auto-conciencia, y en su sub-conciencia, y en su supra-conciencia. Él ha pasado por todas las áreas de la conciencia. Ha actuado asiduamente en la vida espiritual, hasta que ha aprendido las magnas leyes de la existencia. Tal hombre ya no se tienta de las manifestaciones externas temporales de la vida. Él distingue lo esencial de lo no esencial. El hombre no puede lograr esta cosa en un día, ni en un mes, ni en un año, ni incluso en cien años. Esto es fruto de un trabajo asiduo, duradero. Sin embargo, esta cosa puede lograrse y momentáneamente, depende de si el hombre ha trabajado en el pasado y ahora está listo de recoger los frutos de sus esfuerzos. Para muchos de vosotros se requiere, a lo mejor, poco esfuerzo, para que se despierte esta conciencia y que empiecen a fluir las fuerzas Divinas que actúan en vosotros.

            La gente contemporánea ha llegado a una fase donde todos deben trabajar para la liberación de sus hábitos. La tarea del hombre en este aspecto no reside en el cambio de estos hábitos, sino en la liberación plena de éstos. Por ejemplo, todos vosotros tenéis la experiencia de que simultáneamente os ocupen dos sentimientos: uno desagradable, el otro agradable. Sin embargo, algo fuera de estos dos sentimientos observa todo esto y se pronuncia. Esto sois vosotros que observáis, valoráis y decidís. Detrás de cada uno de estos dos estados, de nuevo permanecen seres razonables que trabajan sobre vosotros: unos de ellos os ayudan para que os libréis de los sentimientos negativos, y otros conscientemente os retienen en éstos.

            Y así, estos de vosotros que han entrado en la Escuela y trabajan conscientemente sobre sí, deben por parte, y no plenamente, librarse de sus hábitos malos. Si quieren librarse plenamente, esto significa que se nieguen de su vida actual. Que os libréis por parte de vuestros hábitos malos, esto representa una magna ciencia en la vida. Esta ciencia os introducirá al estudio de vuestro pasado, presente y futuro. ¡Una cosa magna y bella es que el hombre tenga siempre una conciencia despierta, de manera que cualesquiera pruebas que le vengan, que él no se deslice, que no se someta y que se quede puro! Si caes unas cuantas veces en tu vida, tú ya pierdes fe en ti mismo, te desanimas y empiezas a temer de las nuevas pruebas de la vida. En esta posición del alma, el hombre dice: “Yo no puedo hacer nada”. Si dices así, esto muestra que tú te consideras un individuo separado, y no como parte del Todo. Si el hombre llega a convencerse que está en conexión con lo Magno, con la Conciencia de Dios, entonces en las fronteras en las cuales él vive, muchas cosas serán posibles para él.

            En el desarrollo actual del hombre, como y en la construcción de su cuerpo, hay ciertos órganos que no están desarrollados como se debe. Por ejemplo, la oreja del hombre todavía no ha alcanzado su perfección. Ésta no puede captar las oscilaciones superiores. Verdaderamente, hay músicos que pueden captar tonos con oscilaciones de 50-70,000 por segundo, pero la gente ordinaria capta tonos con oscilaciones como mucho hasta de 32,000. Las oscilaciones superiores son inalcanzables para su oreja. ¿Cómo sería vuestra vida si vuestra oreja fuera tan perfeccionada que podría captar oscilaciones de 100,000 a 1, 000,000? Con un oído tan desarrollado, vosotros sin falta seríais santos. De otra manera, seríais el hombre más infeliz del mundo. ¿Por qué? – Porque un tal oído captaría igualmente y las cosas más bonitas, y las más malas en la vida.

            La aspiración de la gente contemporánea es desarrollar dentro de sí una sensibilidad grande, para recibir las oscilaciones del mundo espiritual superior. Sin embargo, como tropiezo para el logro de esta aspiración aparece su materialismo extremo.  Aquellos de ellos que logran desarrollar dentro de sí una sensibilidad grande, se exponen a sufrimientos, en consecuencia del materialismo. Cuando en el hombre se desarrolla una sensibilidad grande, su doble se expande, frecuentemente sale fuera del cuerpo. He aquí por qué a todos se recomienda auto-dominio y vigilia de la conciencia, los cuales guardan el doble para que no salga fuera del cuerpo del hombre. Si no os guardáis, por fuera os van a producir muchas heridas que os crearán sufrimientos grandes. Por ejemplo, miráis a algún hombre torcidamente. Estas ondas caen bajo un ángulo que produce dolor sobre el doble de este hombre, y él se vuelve descontento y dice: “¿Por qué me miraste tan mal?” Cuando os acercáis a un hombre cuyo doble está fuera del cuerpo, vosotros debéis ser muy cuidadosos con él, que no le causéis daño alguno.

            Según la ciencia contemporánea cada día el hombre pasa por tres estados que responden a los tres tipos de uniones químicas. Por ejemplo, él puede estar en la conciencia de los seres superiores o como una base, o como un acido, o como una sal. Por lo tanto, estos seres razonables harán con el hombre pruebas diferentes. Si ellos quieren saber cuáles son vuestras propiedades, como elementos, os someterán a diferentes análisis. Entonces vosotros sentiréis dolores álmicos, torturas, sufrimientos, pero estos seres no quieren saber de esto. Ellos hacen pruebas y observaciones científicas.  Ellos os cogen con sus pinzas, os ponen en su retorta, y después de terminar su prueba, os sueltan a libertad. Yo no hablo de los adeptos del mal, sino de los adeptos del bien, de los adeptos de la Hermandad Blanca. A veces y los ángeles hace tales pruebas con la gente. Cada uno para sí debe saber como qué está participando en las pruebas: si es como un elemento, como un ácido, como una base, o como una sal.

            Mucha de la gente contemporánea se considera a sí misma amos de la Tierra y hablan de la libertad así como si su personalidad fuera completamente inviolable. Tomad, por ejemplo, cómo actúa la gente con los animales. ¿Hay leyes para guardar la vida de los animales? ¿Ponen los seres humanos algunos cuidados para ellos? Veis que alguien mata a un pajarito, pero pasáis y vais a su lado, no decís ni palabra. Él mata al pajarito, lo tira de lado y sigue su camino, sin que alguien le tenga por responsable de este asesinato.

            Y así, cuando quieren transmitiros algunas cualidades que no tenéis, o pues, cuando quieren fortalecer algunas cualidades en vosotros, o van a transformar o en acido, o en base, o en sal. Si quieren transmitiros una actividad más grande, os transformarán en un acido; si quieren haceros más pasivos, os transformarán en una base; si quieren haceros más morales, más resistentes, os transformarán en una sal. Gente moral, templada, resistente, es esta en la que predominan las sales. Y por esto Cristo dice: “Vosotros sois la sal de la Tierra; y si la sal perdiere su sabor, ésta se echa fuera”. Por lo tanto, cada elemento, al final de las cosas, debe entrar en el contenido de alguna sal, que ablande, o que transmute sus propiedades. Mientras el hombre está en estado de elemento, él manifiesta solo propiedades suyas personales. En este aspecto cada alma representa un elemento de la Conciencia Divina. Pregunto entonces: ¿Qué elemento representa cada uno de vosotros al respecto de la Conciencia Divina? Vosotros esto no lo sabéis.

            Además de esto, el hombre debe saber con qué elementos y leyes trabaja. Si algún hombre, desde su infancia hasta su edad de madurez ha trabajado con la ley del Amor, ¿debe él, cuando envejezca, decir que no existe amor en el mundo, o que el amor es un trabajo vacio? Si el hombre dice así, esto sobreentiende que él no ha ganado nada en su vida. ¿Debe el hombre científico, que ha dedicado toda su vida a la ciencia, decir que la ciencia es un trabajo vacio? ¿Debe el activista social, el político, que ha trabajado 20-30 años en medio de la sociedad, negar el provecho de su trabajo? ¿En qué consiste la plenitud de la vida si el Amor, la Sabiduría y la Verdad son trabajos vacios? Bajo Verdad se entiende solo aquello que el hombre lleva consigo y en la juventud, y en la edad mediana, y en la vejez, y en este, y en el aquel mundo, y en esta, y en la aquella época, sin que esto cambie, sin perder algo de su sentido. El hombre de la Verdad puede sufrir solo cambios externos, pero profundamente en su alma queda inmutable. Los cambios externos, pues, cada vez más enriquecen su alma con experiencias, y fortalecen su espíritu. Tal hombre es siempre joven de alma, puro de corazón y potente de espíritu.

            Ahora todos debéis libraros de vuestros hábitos viejos, de pensamientos y sentimientos viejos. Lo viejo deja estratificaciones en el cerebro, de los cuales debéis librarse. Cuando hablo de estas cosas, muchos se piensan adultos, viejos, y dicen: “Esto no se refiere a nosotros. Nosotros somos gente de 50-60 años de edad, lo nuestro ya se acabo”. El que se piensa viejo, él no puede ser discípulo. El hombre debe librarse del engaño, de pensarse viejo. Mientras consideráis que sois viejos, que para nada valéis, estos son pensamientos de vuestros abuelos y tatarabuelos. Bajo la palabra “hombre viejo” se entiende un hombre gastado. Si es gastado, él no puede llamarse hombre. Que consideres una ropa gastada, esto es posible, pero considerar al hombre gastado, esta es una idea torcida que debe crecer y desarrollarse. En este sentido el hombre no puede ser viejo. Un hombre viejo, antiguo, es este que ha expandido su conciencia y ha adquirido muchos conocimientos y experiencias. Hombre joven es este, cuya conciencia apenas ha abotonado.

            Estas son ideas básicas, puestas aún desde los tiempos más remotos en el lenguaje primordial. En la Tierra el hombre abotona, pero no puede madurar. Para madurar, él debe pasar más allá de la tumba, en el mundo espiritual. Aquí él entra en el mundo superior, en el campo búdico, donde bajo la influencia de la luz Divina ata y madura. Después de esto los ángeles cortan el fruto, lo prueban, y la semilla la echan en la Tierra, donde hay condiciones para su brotadura, crecimiento, gemación y florecimiento. A esto le llamamos encarnación del alma humana en la Tierra en la forma de hombre. Entonces, la dulzura del fruto se prueba arriba, y la semilla del fruto se siembra en la Tierra.

            Y así, el hombre rodeará este círculo, descenderá y subirá, hasta que comprenda las leyes así como los ángeles las comprenden. Solo de esta manera él puede librarse de la ley kármica. Si llega a esta posición, el hombre sale ya de la fase de un árbol que en un mundo florece, en otro madura, sino que será un alma libre. Así debéis comprender las cosas y librarse de todos los engaños que os tropiezan. Muchos piensan que cuando vayan a aquel mundo, ángeles les tomarán en manos y les llevarán al cielo, donde les darán las honras y respetos más grandes. Esta idea es recta solo en un aspecto, y exactamente: vosotros entraréis como una planta en el cielo, y según vuestras comprensiones y desarrollo, pensaréis que sois muy científicos, muy inteligentes.

            La primera cosa que se requiere de vosotros, como de discípulos, es desarrollar la conciencia, concentrar vuestro pensamiento, para que podáis dominar todas vuestras manifestaciones, todos vuestros pensamientos y sentimientos. Si es así, ¡guardad vuestra conciencia despierta! La conciencia del hombre se localiza en la parte delantera del cerebro, alrededor de los ojos. Los fisiólogos y los anatomistas que estudian el cerebro humano, observan en la parte delantera del cerebro unos hilos blancos, finos, apenas captables con microscopio, como nervios, de una materia específica, de un género específico. Cuantos más finos y más múltiples son estos hilos, tanto y la conciencia del hombre es más fuertemente desarrollada. En toda la gente de un nivel más bajo, como y en todos los animales, hay tales hilos, pero estos son menores de número y más finos. Cuando el hombre trabaja forzadamente sobre sí él desarrolla su conciencia y simultáneamente con esto se desarrollan y esta red de fibras nerviosas, órgano de la conciencia. Una vez que el hombre ha venido a la Tierra, él debe trabajar, que haga esfuerzos sobre sí para suministrar el material necesario, menester para la edificación de sus partes. Cuando Cristo dice: “Recoged riquezas de la Tierra”, Él sobreentiende los esfuerzos que debe hacer el espíritu humano, el alma humana, la mente humana, el corazón humano. Este material que el espíritu, el alma, la mente y el corazón del hombre han recogido, se reenvía al mundo Invisible donde los seres de una jerarquía superior lo trabajan. De esta manera ellos reorganizan la mente y el corazón humano. Así, exactamente, nosotros entendemos el trabajo del mundo invisible sobre la mente humana y sobre el corazón humano. Y de aquí sacamos la conclusión: cuanto más material apto para trabajo, envía el hombre al mundo Invisible, tanto más los seres razonables construirán en su cerebro; cuanto menos material envía el hombre al mundo Invisible, tanto menos y los seres razonables construirán. En este sentido cada hombre de todas maneras debe almacenar un poco de este material.

            Alguien dice: “veinte años ya que trabajo conscientemente”. ¿Qué más bonito que esto? Sin embargo, si tú trabajas para ti, tendrás un resultado; si trabajas para tu prójimo, tendrás otro resultado y si trabajas para Dios, tendrás un tercer resultado – depende para quién trabajas. De tu trabajo en la Tierra dependerá cuánto y qué material enviarás al mundo Invisible. En el trabajo consciente, el sentimiento religioso del hombre se desarrolla y le sirve como retaguardia en la vida. Entonces se armonizan y todos los demás sentimientos. Esta armonización influencia tanto para el desarrollo de la consciencia como y para trabajar la mente, la cual se vuelve más flexible, más plástica.

            Así que, una de las tareas del discípulo es desarrollar lo Divino dentro de sí. Ahora todos se quejan unos de otros, se enfadan porque fulano no los ha recibido bien. ¿Quién puede recibir bien a la gente? – Solo el hombre Divino. La consciencia Divina en el hombre es capaz de comprenderos, de recibiros dentro de sí y de ayudaros. Si vas al hogar de algún hombre que ha preparado una comida caliente, él os recibirá bien y os agasajará. Si vais al hogar de un hombre que no ha preparado nada para comer, él levantará sus hombros y se os va a disculpar que no tiene comida. Por eso, en todos vosotros debe venir la conciencia Divina. Si viene lo Divino en el hombre, él tendrá ya comportamientos correctos con la gente. La conciencia Divina transmite suavidad al corazón y plasticidad a la mente. Para que adquiera suavidad de su corazón, cada uno debe amar por lo menos a un hombre. En esto, nunca saquéis delante de la gente los defectos de este a quien amáis. Que os ocupéis con los defectos de la demás gente, esto significa que produzcáis una serie de estratificaciones en vuestro cerebro. Estas estratificaciones se parecen a los rayones que hacen los niños pequeños antes de empezar a ir a la escuela. Ellos rayan sobre un papel y preguntan a su madre: “¿mamá, es bonito esto que he escrito? – Sí, es bonito, se parece a algún alfabeto antiguo”. Ningún alfabeto antiguo es esto. Este es un alfabeto de la tontería humana y de la incredulidad humana.       

            Digo todas las manifestaciones del hombre deben ser gallardas, armoniosas y severamente determinadas. Éstas deben dictarse por lo Divino en él, lo cual produce una profunda alegría interna. Esto lo que une a la gente es el Inicio Divino en ellos. Alguien dice: “yo puedo estudiar y fuera de la Escuela, como y fuera de mi hogar”. No, fuera de la Escuela tú nada puedes aprender. – Entonces el Señor me va a enseñar. – No hables así. Una vez que tú has llegado a la Tierra entre la gente. Dios te enseña a través de tu madre, a través de tu padre, a través de tu hermana, a través de tu hermano, a través de la sociedad, a través del pueblo, a través del Cielo, a través de las tormentas y los vientos, etc. Y por fin, después de aprender las lecciones de todos estos maestros, tú oirás y la voz de Dios. Esto es lo Divino que comenzará a hablar en ti. Si oyes la voz Divina, en ti ocurrirá un cambio desde la raíz. Tú nacerás de nuevo. Esto significa nacido de Dios. Dicho está: “El nacido de Dios pecado no hace”. Alguien dice: “Dios me habló”. Pregunto: ¿Si Dios te ha hablado, tú naciste de nuevo? – No he nacido de nuevo. – Entonces Dios no te ha hablado. Puede que te haya hablado alguna alma superior o algún espíritu avanzado, un adepto, o algún ángel pequeño, pero no y Dios. Yo desearía que Dios hable a todos, pero si no ha ocurrido ninguna transformación de raíz en vosotros, no os engañéis, Dios no os ha hablado.

            Decís: Tal o cual hombre no es Divino. – ¿Pues y tú eres Divino? Sobre esta cuestión puede pronunciarse solo este que tiene lo Divino dentro de sí. Si no tienes lo Divino dentro de sí, cualquier cosa que hable este hombre, todo esto es una suposición. Esto es igual como si te encontraras con algún hombre en la obscuridad y dijeras que sus ojos son azules, o que su nariz es larga. Cualquier cosa que digas acerca de este hombre, todo será suposiciones, adivinaciones. Si enciendes la vela, tú verás claramente. Si el hombre no tiene luz en su conciencia, ¿cómo puede comprender al mundo espiritual? Vuestra vida presente es un preludio de una vida magna, bella. Llegará un día cuando lo Divino en el hombre se despertará y él nacerá de nuevo. Para este día todos debéis ir preparándose.

            Frecuentemente os quejáis de que la gente habla contra vosotros. Alegraos cuando hablan contra vosotros. Cada palabra no recta, dicha contra vosotros, es un impulso para el desarrollo de lo Divino. Éste permanece detrás de la conciencia de toda la gente y espera el momento cuando aprenderéis vuestra lección, para que se manifieste. Al despertar de la conciencia Divina le llamamos “resurrección”. Y por eso, mientras tu madre y tu padre hablan, alégrate; mientras tu hermano y tu hermana hablan, alégrate; mientras tus amigos hablan, alégrate. Esto es una preparación para la venida de lo Divino. Si viene lo Divino en ti, si oyes su voz, de nuevo te alegrarás, pero ya tu alegría será eterna, constante, y todo descorazonamiento desaparecerá.

            ¿En qué conocéis al hombre en el cual lo Divino no está despertado? El está sometido a grandes cambios: bien se alegra, bien se aflige. Te levantas por la mañana estás afligido – alégrate; notas en ti que te toman la mente – alégrate; decides caminar, sientes tus piernas débiles, no te aguantan – alégrate. Quieres comprarte algo, tocas tu bolsillo, no tienes ni cinco monedas – de nuevo alégrate. Alégrate de todos los estados por los cuales pasas. Ve probándolos, aprende de ellos. Éstos están en el orden de las cosas. Así procede el hombre razonable. Él comprende sus estados y correctamente los interpreta. Él sabe que cada cosa tiene sus causas. Hay casos cuando el hombre no sabe por qué vienen las alegrías y las aflicciones. Por ejemplo, algunos de nuestros amigos viene a nosotros alegre, gozoso, y nosotros nos afinamos alegremente. Cuando se va él, y la alegría junto con él sale. Entonces, este hombre aparece solo como un portador temporal de la alegría. Esta posición puede asemejarse a lo siguiente: vosotros sois un hombre pobre, con unos cuantos hijos. Viene a vosotros un rico y dice: “yo voy a regalar a vuestros hijos 100,000 levas, para que los envíes al extranjero a estudiar”. Vosotros inmediatamente os alegráis. Después de 2-3 días él de nuevo viene a vosotros y os dice: “vais a disculparme, no puedo daros la suma prometida, mis trabajos no van bien”. Vosotros inmediatamente os afligís. ¿Por qué tenéis que afligirse? Antes que todo este hombre nunca ha podido daros algo. Si algún hombre hoy dice que os ama y mañana os traiciona, este hombre nunca os ha amado y no puede amar. El discípulo oculto debe tener estabilidad, que sea fiel a su palabra.

            Digo: si queréis trabajar sobre sí mismos, vosotros debéis tener conocimientos positivos. Estos conocimientos los alcanzaréis cuando estudiéis la nueva psicología, fisiología, anatomía y una serie de ciencias más que, sin embargo, en la consciencia que tenéis hoy producirán en vuestras mentes cierta confrontación. Vosotros diréis: “muchos de los hechos de las nuevas ciencias no están comprobados. Estos son cuestiones de la imaginación y la fantasía”. Por muy fantásticos que sean para vosotros algunos hechos, estos pueden comprobarse, pero su comprobación sobreentiende un gasto excesivo de energía. He aquí por qué, si queréis que se os comprueben estos hechos, vosotros debéis llegar en vuestra conciencia a la misma altura en la cual se encuentra y éste que los va a comprobar. En el mundo Divino existe una ley de la economía de las energías. Ahí no se permite gasto vano de sentimientos sagrados, de energía Divina. No es permitido al hombre jugar con sus pensamientos y sentimientos sagrados. Cada pensamiento sagrado y cada sentimiento sagrado deben ser utilizados exactamente en su lugar. Miráis a algún hombre gozoso, alegre. Si esta alegría en él es algún sentimiento Divino, éste debe ir a su lugar. Si va a su lugar, este hombre será bendecido.

            La Escritura dice: “El Verbo no regresará a su lugar antes de dar fruto”. Después de cuánto tiempo debe dar su fruto, no está determinado. Dicho está, sin embargo, que se ahorre la energía, y que se gaste el tiempo. Si gastamos la energía Divina en vano, con esto nosotros nos creamos karma, sufrimientos. Si llegamos al tiempo, se puede dar tanto como queramos: 100, 200, 300 y más años no son nada para nosotros; si llegamos a la energía, nosotros la medimos en balanzas hasta una cien milésima parte del gramo. Un hombre que ha gastado su energía sin cuenta, él pronto envejece y dice: “¡Pesada es la vida, he envejecido ya!” Nosotros sabemos cómo ha envejecido este hombre. Él ha gastado antes de tiempo su energía, y cuando debe vivir él se encuentra ya delante de la quiebra, y por eso muere. Así mueren y viejos, y jóvenes. La cuestión no es que el hombre se auto-engañe. Él debe saber, como gastar tiempo y ahorra energía. Que ahorres la energía Divina, esto no sobreentiende que debes ser tacaño y que temas, sino que la gastes en su lugar, con amplitud en tu alma y con la conciencia de que vives donde Dios y que a Él sirves. Decís: “Nosotros no comprendemos estas cosas, no sabemos cómo ahorrar energía y cómo gastar tiempo”. Cuando la conciencia del hombre no está despierta, él no comprende las cosas. Cuando su conciencia está despierta, él todo lo comprende. Imaginaos que vosotros estáis durmiendo y se acerca alguien a vuestra oreja, y os susurra: “Os doy cien mil levas, u os regalo una casa”. Vosotros inmediatamente saltáis, os alegráis y agradecéis. ¿Por qué os habéis levantado inmediatamente? – Porque comprendéis el sentido de estas palabras. Cuando la conciencia del hombre no está despierta para cosas espirituales, sublimes, esto indica que las fibras blancas, nerviosas en la parte delantera de su cerebro no están suficientemente desarrolladas. He aquí por qué todos debéis trabajar para el despertar de vuestra conciencia.   

            Ahora, vosotros, como no comprendéis esta ley, sacáis conclusiones incorrectas acerca de la gente y decís: “Este hombre es espiritual y aquel no es espiritual”. Hay un color específico por el cual se conoce qué hombre está espiritualmente desarrollado y quién no, o sea, en quién está desarrollada la conciencia Divina, y en quién no está. Este color es una señal importante para distinguir al hombre espiritual del hombre mundano. Observad los rostros de la gente, como y vuestro rostro, que veáis cuánto cambia. Frecuentemente vosotros os miráis al espejo y no os gustáis. Entonces vuestra conciencia está despierta y vosotros veis cosas que en otro tiempo no veis. El hombre mismo para sí mismo debe ser un objeto de estudio. Es bello que el hombre se auto-estudie, porque en sí el verá el reflejo del cosmos. Por los cambios internos que ocurren en él, él estudiará y los cambios en el mundo externo. En esto reside la belleza de la ciencia interna. Solo de esta manera el hombre adquirirá tranquilidad y equilibrio internos del espíritu, y sabrá cómo el Señor trabaja y crea los mundos, cómo trabajan y
sus hermanos más avanzados.

            Entre la gente contemporánea, como y entre los discípulos, se observa un rasgo – de criticarse. No es una cosa mala la crítica, pero cuando criticáis debéis ser justos. Que critiques significa que hagas una operación, un absceso del hombre. En tal caso, de vosotros se requiere que hagáis un absceso cuanto menor posible, y además en su lugar. Si veis que algún hombre tiene en alguna parte por su cuerpo un furúnculo, pinchad el furúnculo con una aguja para que salga fluyendo de él toda la materia impura. Tal operación es permitida a cada uno que la haga. Sin embargo, no se permite operar un lugar sano. Estas operaciones dejadlas para el mundo. Cada uno puede llevar una aguja de punta aguda, con lo cual hará operaciones. Ahora, como sabéis qué cosa representa la crítica, guardaos de criticar fuera de lugar.

            Diréis: “¿Qué debemos hacer para desarrollar nuestra conciencia?” Mantened en vuestra mente imágenes bellas y superiores y procurad de imitarlas. Si eres un músico, mantén en tu mente la imagen de algún gran virtuoso, como un ideal hacia el cual procures. Al gran músico, al gran pintor le encontraréis en la Naturaleza misma. Todos los pintores y músicos que encontráis en la vida, son tanto más grandes, como más hábilmente, con más maestría copian a la Naturaleza. Fuera de ella nadie nada puede crear. Muchos piensan que los músicos solos crean sus obras. No, ellos son buenos receptores. Esto lo que crean, ellos lo han oído o en sueño, o en alguna parte en la Naturaleza. La diferencia entre los músicos, los pintores y la gente ordinaria reside en esto que los músicos tienen un sentimiento musical fuertemente desarrollado con el cual perciben esto que los demás no pueden; los pintores pues, ven tales colores que la gente ordinaria no ve. El pintor no solo ve los colores claramente, pero él distingue bien las formas, los ángulos de un vicio de los ángulos de una virtud. El hombre ordinario no ve todo esto. Cuando lleguemos al ojo del santo y del ángel, estos incluso ven los defectos del cuerpo espiritual del hombre.

            Nosotros, la gente contemporánea, somos objetos de estudio para los seres razonables, en consecuencia de lo cual no somos libres. Como es la posición de las hormigas al respecto de nosotros, tal es y nuestra posición hacia los seres superiores, avanzados. Por ejemplo, nosotros observamos cómo una hormiga lucha para tomar la miguita de pan de otra hormiga. Nosotros la empujamos de lado y tomamos la miguita de pan por la cual lucha, la damos a la otra. ¿Por qué hacemos esto? – Porque encontramos que la primera hormiga no actúa recto. De la misma manera, cuando y nosotros no actuamos bien, los seres del mundo razonable nos observan, nos empujan, diciéndonos: “no es recto esto lo que hacéis”. Nosotros nos estremecemos, miramos alrededor, no vemos a nadie y decimos: “No hay nadie alrededor de nosotros”. De nuevo seguimos nuestro trabajo. Los seres del mundo razonable de nuevo nos empujan. Nosotros nos detenemos, nos ponemos a pensar, hasta que por fin concienticemos que esto lo que hacemos no es recto.

                  Y así, cada uno debe crear dentro de sí un ideal alto hacia el cual va a procurar. Si tenéis este ideal, no vais a preguntarse el porqué el mundo invisible procede con vosotros de una o de otra manera. Cuando el hombre hace alguna elección, todos los seres razonables se retiran de lado y desde ahí le observan. Entonces él es libre de hacer su elección para el bien o para el mal. He aquí porque el hombre siempre solo lleva las consecuencias de su elección. Los seres razonables trabajan sobre él, le enseñan, le aconsejan, hasta que él todavía no ha dado paso a la elección. Si da paso a la elección, ellos le dejan libre, que decida solo. Entonces, en nuestras acciones para bien, o para mal, nosotros estamos solos. La ley Divina otorga al hombre a actuar libremente y en el bien, y en el mal. Y para lo uno, y para lo otro él solo lleva sus consecuencias. Cada acto suyo se refleja sobre su conciencia. Los actos malos producen estratificaciones sobre el cerebro, en consecuencia de lo cual ocurre obscurecimiento de la conciencia, pérdida de la memoria, disminución de las capacidades. Para que sea vuestra elección siempre correcta, vosotros debéis trabajar sobre vuestra conciencia, que cada día vayáis expandiéndola un poco.

            Ejercicio: ¡Todos rectos! Las manos levantadas hacia arriba, bien estrechadas, con puntas de los dedos tocándose. En esta posición de las manos, lentamente ponerse de cuclillas y levantarse. Este ejercicio se hace varias veces, durante la cual a través de la voluntad fuertemente vais a dominar vuestros músculos. ¿Si no podéis dominar vuestros músculos, cómo vais a dominar las fuerzas más finas? Haced este ejercicio sin forzar demasiado vuestros músculos.

            “¡Fiel, verdadero, puro y benévolo siempre seas!”.

Vistas: 407

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ShekinahMerkaba para agregar comentarios!

Únete a ShekinahMerkaba

Comentario de CARLOS MANUEL ALCOCER BRIZUELA el enero 5, 2014 a las 5:22am

MARAVILLOSA INFORMACION ESTA MUY VALIOSA,LAS REFLEXIONES CATORCE MIL GRACIAS,POR COMPARTIR ESTE ARTICULO CATORCE MIL BENDICIONES.NAMASTE

Comentario de Nimia el enero 4, 2014 a las 3:31pm

GRACIAS POR ESTA VALIOSA INFORMACION

GRACIAS POR LAS REFLEXIONES

Sobre

Notas

YO SOY... ANTONIO CERDAN

Antonio Cerdán Caparrós

CURRICULUM

 

 …

Continuar

Creada por ANTONIO CERDAN Jul 23, 2012 at 6:46am. Actualizada la última vez por E M A R Mar 16, 2016.

Última actividad

A María Fernanda le gustó la conversación QUE PASO EN LA ULTIMA CENA? LA LLAMADA DEL GRIAL Por Antonio Cerdan de ANTONIO CERDAN
Hace 4 horas
Icono del perfilMaría Fernanda y Flor se unieron a ShekinahMerkaba
Hace 4 horas
A Ester Adelina le gustó el blog LUNES 06/09 MEDITACIÓN Y SANACIÓN DE CAMILLAS ANGÉLICAS de E M A R
ayer
A Ester Adelina le gustó el blog LUNES 06/09 MEDITACIÓN Y SANACIÓN DE CAMILLAS ANGÉLICAS de E M A R
ayer
A Ester Adelina le gustó el blog MEDITACION MERKABAH DE LA PAZ Y CURA PLANETARIA de Marilar Bernat
ayer
A Ester Adelina le gustó el blog MEDITACION MERKABAH DE LA PAZ Y CURA PLANETARIA de Marilar Bernat
ayer
A Ester Adelina le gustó el blog MEDITACION MERKABAH DE LA PAZ Y CURA PLANETARIA de Marilar Bernat
ayer
Marilar Bernat publicó eventos
ayer
Entrada de blog de Marilar Bernat
ayer
MARIA ELIZABET BURITICA HENAO ahora es miembro de ShekinahMerkaba
Martes
dora silvia alarcón torres compartió la entrada de blog de E M A R en Facebook
Lunes
A Turincio le gustó el perfil de Turincio
Sábado
A EDUARDO SOGORB ALCARAZ le gustó la conversación ¿Quieres conectarte con tu Yo Superior? Por Antonio Cerdan de ANTONIO CERDAN
Sábado
A EDUARDO SOGORB ALCARAZ le gustó el blog LA ENERGIA DEL FUTURO POR KRYON de E M A R
Sábado
A EDUARDO SOGORB ALCARAZ le gustó el blog LA ENERGIA DEL FUTURO POR KRYON de E M A R
Sábado
A EDUARDO SOGORB ALCARAZ le gustó el blog La Ciudad Intraterrena de Telos por Aurelia Louise Jones de E M A R
Sábado
A EDUARDO SOGORB ALCARAZ le gustó la conversación TÉCNICA DE RESPIRACIÓN ENERGETICA de E M A R
Sábado
A EDUARDO SOGORB ALCARAZ le gustó el blog ¿Sabes cómo activar la “Glándula TIMO” que nos da Felicidad y Bienestar? de E M A R
Sábado
A EDUARDO SOGORB ALCARAZ le gustó la conversación Que alimentos nos envejecen de E M A R
Sábado
A EDUARDO SOGORB ALCARAZ le gustó el blog NUMEROLOGÍA de juan luis espinosa gelth
Sábado

© 2021   Creada por ANTONIO CERDAN.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio