Los cuatro elementos (tierra, agua, fuego, aire) simbolizan los 4 “estados” principales en la conciencia del ser humano, para que con su combinación éste pueda adquirir la necesaria experiencia – comprensión tanto de si mismo como de sus circunstancias.

 
La tierra es la realidad objetiva, lo mas externo y vital.
 
El agua es la emoción nutritiva, el sentir ideal que genera motivación.
 
El fuego es la mente, el poder – luz que purifica y rige.
 
El aire es la intuición, la sutil y divina inspiración que genera la síntesis.
 
 
Todas estas “herramientas” tan particulares de la psicología humana siempre muestran entre ellas interacción para lograr unificación y capacidad de Ser. Pero para que este mecanismo adquiera su máxima capacidad de funcionamiento es imprescindible que exista una profunda necesidad de hacerlo. Este leitmotiv o “primer chispazo” siempre aparece a través del conflicto que nos produce la dualidad: deseo-realidad. Cuando las exigencias del tan “deseado” deseo (agua)no se corresponden con la realidad de nuestras experiencias (tierra), el desasosiego esta servido, y la necesidad de ir mas allá nos activa.
 
La realidad muy a menudo no se corresponde con lo deseado, y tal desequilibrio guarda en si mismo la oportunidad de lograr una síntesis mas fructífera para con la vida. La intensidad del desequilibrio genera la aspiración, (agua-tierra introyectados), que nos lleva a través del poder discriminador, (fuego), de la mente, a una constante auto-observación del incesante movimiento de nuestros estados mente-emotivos; esta concentración enfocada nos lleva a la compresión de causas y efectos y al consiguiente silencio mental, antesala de la intuición (aire)o síntesis.
 
Una vez logrado el acercamiento intuitivo gracias a la constante atención, la mente nos vuelve a ofrecer su ayuda para poder le dar un “anclaje” a dicha intuición. Es decir, la Mente a través de la mente-abstracta ofrece una estructura creativa a la inspiración, para que mas adelante, y con la mente-concreta, esta pueda ser vivenciada en la realidad objetiva. “La energía sigue al pensamiento”.
 
Con el logro de este proceso la emoción (agua) deja de ser reactiva, y pasa a ser receptiva, empática, y comprensiva; y “la noble tierra”, (cuerpo físico), como siempre, se disciplinará y en agradecimiento se revitalizará para la correcta expresión de la intuición pensada. 
 
 

El importante “rol” de la mente (fuego)* 

Antaño los místicos, lograban la adquisición intuitiva a través de un poderoso sentimiento sublimado y su consiguiente aspiración, “el amor tocaba el cielo”, y verdaderamente era así y así tuvo que ser; pero muy a menudo estos místicos tenían graves problemas para poder ser prácticos con ellos mismos y sus circunstancias. El poder de la mente era subestimado, y la emoción en su camino de retorno, una vez “visto el cielo”, desbordaba en sufrimiento. Era un Fe de gran poder para las “cosas del cielo”, pero tristemente negativa para los asuntos mas cercanos. Hoy en día, y gracias a la evolución humana, sabemos que la receptividad mental y su capacidad de gestion es realmente el punto medio, y el lugar que ella ocupa en este maravilloso proceso de intercambio de energías y fuerzas lo podemos resumir de la siguiente manera:
 
  • Profundo deseo de lograr la unidad (aspiración) – MENTE - Logro de la síntesis (Intuición)
  • Intuición  – MENTE – Aplicación practica en el mundo físico-emocional de la nueva verdad. (experiencia-comprensión).

El fuego: “quiere”, “sabe”, “analiza”, “comprende”, “es”,  “dirige”, el es el dueño de la voluntad, el rector. La mente es sensible y receptora de lo divino y la vez es la inteligencia rectora  hacia la `posibilidad de lo concreto o material

. . . .    
Aceptación de la propia condición. 
. . . .    

 
Podemos ser extrovertidos o introvertidos, podemos tener muchas ganas de adquirir experiencias para aprender o mas bien deseos de interiorizarnos para comprender, podemos tener al corazón como camino o quizás la creatividad mental …. da lo mismo la tendencia que tengamos, lo importante es la aceptación de uno mismo, y así, con el corazón tranquilo, poder flexibilizar nuestro mundo a través del sentido común, la creatividad mental, el sentido del humor, sentido de la oportunidad, paciencia, confianza, reflexión …
 
 
La tierra es el sustento y la protección, donde gracias a la nutrición del agua, a la calor de la luz solar y al “sutil” aire que trajo la semilla, la Flor crece. Los cuatro unidos son el cinco, “la flor”, el Alma: la belleza que se muestra gracias a la unión de nuestras capacidades.                                                  
 

David C.M. 


Vistas: 2089

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ShekinahMerkaba para agregar comentarios!

Únete a ShekinahMerkaba

Comentario de gabriela siracusano el marzo 5, 2014 a las 10:23pm

si tanto se sabe...debería estar expuesto y no preguntar tanto....

Comentario de Soy Coach Espiritual el marzo 5, 2014 a las 10:17pm

¡MAGNIFICA exposición, hermana mía. Esto yo ya lo sé. No pretendo un ser erudito sobre el tema del éter (ether) ni nada por el estilo, ni muchísimo menos. Estos investigadores, entre ellos NO están de acuerdo lo que han estudiado e investigadoy lo que han visto. Pasa lo mismo con la electricidad. Algunos entendidos del tema, dicen que la electricidad es ONDA y unos piensan y creen que es una PARTÍCULA. Lo bonito de este debate entre ellos es que USAMOS la electricidad a nuestro beneficio mientras ellos ESTÁN DICUTIENDO. ¡Qué mas da si ONDA o PARTÍCULA! La electricidad es muy BUENA. ¿BENDITA SEA la electricidad. ¡BENDITO SEA el éter (ether).

Comentario de gabriela siracusano el marzo 5, 2014 a las 10:03pm

El impresionante logro que termina de realizar la Ciencia, a través de los resultados obtenidos en el Acelerador de Hadrones de Ginebra, no es en realidad sino la constatación de la existencia de algo tan remoto como lo que los griegos clásicos llamaban éter, hoy renombrado el propio de Campo de Higgs, en el que el Bosón de Higgs es su quanto. Han encontrado –o confirmado científicamente- la existencia del Quinto Elemento (agua, tierra, aire, fuego y éter -o Campo de Higgs-), la quintaesencia que trató de comprender Empédocles y que predefinió Platón, la substancia primordial que defendía Aristóteles, la naturaleza perfecta que intentó describir Salomón o el elemento primordial que Hugo de Santalla definió en el s. X en su “De secretis naturae” como “un elemento primordial en forma de calor o espíritu ígneo, de sutil consistencia material, que está presente en todo el universo, dotándolo de movimiento, comunicando sus partes y que es capaz tanto de formar como de descomponer cualquier sustancia natural.“

El éter o Quinto Elemento fue perseguido a lo largo de la Historia tanto por la Ciencia como por la Alquimia, unos para negarlo y otros para corroborar su existencia. Maxwell y sus ecuaciones primero, Faraday después y Tesla más tarde, intentaron definir su existencia, alcanzándose con el experimento de Michelson-Morley, a principios del s. XX, la conclusión de que el éter o quintaesencia no existía, pues que no alteraba la velocidad de la luz en cualquier dirección que se proyectara. La cuestión pareció zanjada, al menos hasta que los postulados de la recién nacida Física Cuántica, vitalizada por brillantes mentes como la de Plank que demuestran la imperiosa necesidad de su existencia para explicar el orden físico de la materia. Por una parte, si con el experimento Michelson-Morley pareció demostrar la no-existencia del éter por cuanto no invalidaba la Teoría General de la Relatividad, las ecuaciones cuánticas aseveraban todo lo contrario, ya que eran mensurables ciertas fluctuaciones en la energía de los campos electromagnéticos. ¿Cómo podía una sustancia o elemento ser tan contradictorio?... Parecía que la Física había llegado a un nudo gordiano que por el momento no era capaz de deshacer. Sin embargo, aunque el fracaso del mencionado experimento corroboraba la Teoría General de la Relatividad, fue el propio Einstein uno de los más firmes defensores de la existencia del éter. Volvió a poner el asunto sobre el tapete Willis Lamb, quien recibió el Nóbel de Física por sus estudios acerca del intercambio de energías entre las partículas cargadas y el vacío, no sólo mensurables, sino capaces de producir efectos reales constatables. Esto demostraba, por una parte, que el vacío no estaba vacío, sino extraordinariamente cargado por un enorme potencial de energía (10108J * cc), una cantidad de energía tan magnifica que si pudiera convertirse en materia sería superior la existente en solo centímetro cúbico a toda la que puede existir en el universo. De alguna manera, las ecuaciones de Lamb demostraban que toda la realidad material y la cuántica se generaba en algo, en ese éter o esa quintaesencia que impregna todas las cosas del universo, moviéndose en todas las direcciones al mismo tiempo. Cosa ésta particularmente curiosa, por cuanto los griegos clásicos consideraban a los cuatro primeros elementos con características de movimientos “lineales”, y al quinto elemento o éter como de movimiento “circular”.

Fue en 1964 cuando seis físicos, entre los que destaca Peter Higgs, propusieron la existencia de un campo primordial (Campo de Higgs) en el que su quanto sería el bosón de Higgs, todo ello como parte de una mecánica desarrollada para explicar la masa (materia) de ciertos bosones o partículas. Un bosón, el de Higgs, constituido de una forma tal que según su planteamiento no tendría spin o carga eléctrica, en cierta forma perfectamente descrito empíricamente tanto por Salomón como por Hugo Santalla, como se puede comprobar más arriba. La teoría era no sólo buena, sino también hermosa y simple, y venía en cierta forma no únicamente a reconciliar la física de lo grande (la materia) y de lo pequeño (Física Cuántica), sino que también resolvería de una vez por todas las divagaciones que han inquietado a los físicos desde la Grecia Clásica y nos permitiría comprender no sólo la existencia de la materia, sino la formación misma del universo. La cuestión más peliaguda a esta hermosa y armónica sucesión de ecuaciones que justificaban el éter o quintaesencia radicaba ahora en demostrarlo, y, en un plausible esfuerzo conjunto de la Ciencia internacional, los países unieron sus capacidades y recursos para encontrar la panacea y cartografiarla, construyendo el Acelerador de Hadrones o LHC. El resultado, por ahora en vías de reconfirmación, no ha podido ser más espectacular: el Campo de Higgs existe, por cuanto el bosón de Higgs ha sido detectado en todos los experimentos llevados a cabo.

Las implicaciones de este descubrimiento no pueden ser más apasionantes, y sus aplicaciones son tales que son difícilmente imaginables por ahora. desde luego, podemos deducir que si existe el éter o quintaesencia, si este Quinto Elemento es real, y todo lo desarrollado hasta ahora así parece confirmarlo, significa ni más ni menos que las ecuaciones de Lamb son igualmente ciertas y que en cada centímetro cúbico de vacío existe una cantidad de energía tal que sería superior a toda la materia visible del universo. En cierto modo, es como si hubiéramos encontrado la Piedra Filosofal o el Oro Alquímico.

Ahora les corresponde a los físicos la forma en que este capital descubrimiento puede ser aprovechado en el bien colectivo de la Humanidad. Los métodos para ello no tardarán en llegar, sin duda; pero tarden lo que tarden, suponen, en el peor de los casos, la definitiva eliminación de las limitaciones que nos imponía el costo de la energías, despareciendo de ahí en más los sistemas convencionales de obtención (combustibles fósiles, centrales nucleares o térmicas, etc.), pues que toda la energía imaginable está en disponible en cantidades ilimitadas en cualquier parte y en cualquier momento. La revolución que esto supone no es sólo una cuestión de progreso tecnológico, sino que también implica una transmutación de la naturaleza humana, pues que cualquiera puede tanto beneficiarse de esta fuente inagotable de energía como perjudicar a los demás usándola inadecuadamente. Presupone, en definitiva, que todos dependemos de los demás a partir de ese momento en que sepamos cómo aprovecharla, tal vez comprendiendo por fin que todos somos igual de omnipotentes, o, dicho en otras palabras, que somos lo mismo o parte del mismo tejido.

La Quintaesencia hallada será la base, sin lugar a dudas, de que le prestemos atención y concedamos crédito a todas esas investigaciones ahora más o menos desacreditadas de la llamada Energía del Punto Cero, las cuales son tan denostadas por las poderosas multinacionales de los recursos energéticos, verdaderos enemigos de la especie por cuanto la inmensa mayoría de las guerras han sido producidas por los beneficios que les generan a unos pocos el control de los recursos energéticos. Esa Piedra Filosofal o ese Oro Alquímico, bien desarrollado y usado como un bien colectivo de la Humanidad, suponen para nosotros algo tan práctico y extraordinariamente humano como la desaparición de las guerras, la inutilidad de los impuestos y la posibilidad práctica de organizarnos como sociedad global o mundial de una forma completamente distinta y mucho más humana e igualitaria que lo que hasta ahora ha sido nuestro penoso devenir, quién sabe si desembocando, por fin, en esa era de paz y bienestar que a lo largo de milenios fue nombrada como la Edad de Oro. Tal es el alcance de este descubrimiento que merece, desde lo más sentido de nuestras inteligencias y desde lo más granado de nuestros corazones, la mayor ovación y el más enfervorecido encomio.

Comentario de Soy Coach Espiritual el marzo 5, 2014 a las 9:47pm

No te has "liberado" de mis comentarios. Lo siento - ja-ja-ja-ja-ja-ja.

¿Y el éther? ¿Qué le pasa con él? ¿No creéis vosotros que forma parte como el quinto (5º ) elemento del ser, además de lo que llamáis '  “la flor”, el Alma ', que sería el 6º elemento?

Comentario de Daisy Naquira el marzo 5, 2014 a las 8:47pm

Muy interesante!

Bendiciones

Sobre

Notas

YO SOY... ANTONIO CERDAN

Antonio Cerdán Caparrós

CURRICULUM

 

 …

Continuar

Creada por ANTONIO CERDAN Jul 23, 2012 at 6:46am. Actualizada la última vez por E M A R Mar 16, 2016.

Última actividad

A Fidelia del Carmen Rodriguez Mor le gustó el grupo CLAVES PARA ACELERAR LA VIBRACION de ANTONIO CERDAN
Hace 11 horas
A francisco alburqueque crespo le gustó el blog DOMINGO 7/03 MEDITACION MERKABAH PARA ELEVAR TU VIBRACION de E M A R
ayer
CARLOS MANUEL ALCOCER BRIZUELA comentó sobre la publicación en el blog DOMINGO 7/03 MEDITACION MERKABAH PARA ELEVAR TU VIBRACION de E M A R
ayer
CARLOS MANUEL ALCOCER BRIZUELA comentó sobre la publicación en el blog DOMINGO 7/03 MEDITACION MERKABAH PARA ELEVAR TU VIBRACION de E M A R
ayer
A Nimia le gustó el blog DOMINGO 7/03 MEDITACION MERKABAH PARA ELEVAR TU VIBRACION de E M A R
ayer
Liliana Gomez comentó sobre la publicación en el blog DOMINGO 7/03 MEDITACION MERKABAH PARA ELEVAR TU VIBRACION de E M A R
ayer
A Liliana Gomez le gustó el blog DOMINGO 7/03 MEDITACION MERKABAH PARA ELEVAR TU VIBRACION de E M A R
ayer
Analia Denapole se unió al grupo de E M A R
ayer
A Analia Denapole le gustó el grupo PLAN DE FORMACIÓN “CONTACTO CON SERES DE LAS 49 RAZAS Y CON LOS SERES DE LUZ” de E M A R
ayer
Entrada de blog de E M A R
ayer
gloria soto se unió al grupo de ANTONIO CERDAN
Lunes
A Consuelo Nieto Cicuéndez le gustó el blog SÁBADO 7 DE MARZO MEDITACIÓN ESPECIAL CORONAVIRUS de Marilar Bernat
Sábado
Marce se unió al grupo de ANTONIO CERDAN
Sábado
Marce ahora es miembro de ShekinahMerkaba
Sábado
Gloria Gogó se unió al grupo de E M A R
Feb 25
Gloria Gogó se unió al grupo de E M A R
Feb 25
Gloria Gogó se unió al grupo de E M A R
Feb 25
Gloria Gogó se unió al grupo de ANTONIO CERDAN
Feb 25
Gloria Gogó se unió al grupo de ANTONIO CERDAN
Feb 25
Gloria Gogó se unió al grupo de ANTONIO CERDAN
Feb 25

© 2021   Creada por ANTONIO CERDAN.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio