Los valores

 

Los valores son principios que nos permiten orientar nuestro comportamiento en función de cómo realizarnos como personas.

Son creencias fundamentales que nos ayudan a preferir, apreciar y elegir unas cosas en lugar de otras, o un comportamiento en lugar de otro.

También son fuente de satisfacción y plenitud.

Nos proporcionan una pauta para formular metas y propósitos, personales o colectivos.

Reflejan nuestros intereses, sentimientos y convicciones más importantes.

Los valores se refieren a necesidades humanas y representan ideales, sueños y aspiraciones, con una importancia independiente de las circunstancias.

Por ejemplo, aunque seamos injustos la justicia sigue teniendo valor. Lo mismo ocurre con el bienestar o la felicidad.

 

 

Los valores valen por sí mismos. Son importantes por lo que son, lo que significan, y lo que representan, y no por lo que se opine de ellos.

Los valores, actitudes y conductas están estrechamente relacionados.

Cuando hablamos de actitud nos referimos a la disposición de actuar en cualquier momento, de acuerdo con nuestras creencias, sentimientos y valores.

Los valores se traducen en pensamientos, conceptos o ideas, pero lo que más apreciamos es el comportamiento, lo que hacen las personas.

Una persona valiosa es alguien que vive de acuerdo con los valores en los que cree.

Ella vale lo que valen sus valores y la manera cómo los vive.

Pero los valores también son la base para vivir en comunidad y relacionarnos con las demás personas. Permiten regular nuestra conducta para el bienestar colectivo y una convivencia armoniosa.

Quizás por esta razón tenemos la tendencia a relacionarlos según reglas y normas de comportamiento, pero en realidad son decisiones.

 

 Es decir, decidimos actuar de una manera y no de otra con base en lo que es importante para nosotros como valor. Decidimos creer en eso y estimarlo de manera especial.

Al llegar a una organización con valores ya definidos, de manera implícita asumimos aceptarlos y ponerlos en práctica.

Es lo que los demás miembros de la organización esperan de nosotros.

En una organización los valores son el marco del comportamiento que deben tener sus integrantes, y dependen de la naturaleza de la organización (su razón de ser); del propósito para el cual fue creada (sus objetivos); y de su proyección en el futuro (su visión). Para ello, deberían inspirar las actitudes y acciones necesarias para lograr sus objetivos.

Es decir, los valores  se deben reflejar especialmente en los detalles de lo que hace diariamente la mayoría de los integrantes del grupo u organización, más que en sus enunciados generales.

Si esto no ocurre, se deben revisar la manera de trabajar los valores.

 

 

 

 

 

¿Que son los Valores Humanos?

 

Son aquellos conceptos universales conductores de la acción que se encuentran en todas las culturas, todas las sociedades y en todos los lugares donde los seres humanos interactúan con los demás. Los cinco valores humanos, que se pueden encontrar en todas las culturas, todas las sociedades y en todas las religiones, son la Verdad, Rectitud, Amor, la Paz y la No Violencia. Estos valores son eternos, son esencias eternas, que elevan la vida humana a su máxima expresión y a su más alta capacidad.

 

Los valores humanos tienen una energía intrínseca y dinámica. Los valores humanos no siguen las leyes de la ciencia física. No pueden ser agotados. 

 

Los valores humanos se multiplican a medida que se aplican, que se utilizan, se expresan y se ejecutan.

 

 

 

Cuando esto sucede, el beneficio es mutuo tanto para el emisor como para el receptor.

 

Así podemos entender que los valores

humanos tienen una energía inherente de que se fortalece y se multiplica a medida que se utilizan.

 

Podemos utilizar la metáfora de la apertura de una cuenta bancaria, un crédito de energía que se construye, se crea una gran cantidad de energía en el interior, sobre la cual podemos hacer retiros en cualquier momento.

 

El fruto de estos retiros es que atraen a más energía, ya que se invierten!

 

Podríamos llamar a esto los valores de nuestro banco, que también atrae a los depósitos en nuestro banco de carácter.

 

Los valores están presentes y rápidamente identificados cuando actuamos con la unidad entre lo que pensamos, decimos y hacemos.

 

Esa unidad, de pensamiento, palabra y obra se llama integridad.

 

 

 

 

 

Los valores humanos no siguen la ley del cuadrado inverso. Ellos no sufren una disminución con el tiempo y el espacio.

 

Una buena acción realizada hoy sigue siendo una buena acción siempre.

 

Existe una coincidencia entre el comportamiento y los valores, el comportamiento se basa siempre en las elecciones y los valores en las opciones, es decir, guías para la acción y el comportamiento.

 

Los valores son dinámicos y fluidos, no son unidades discretas, son de múltiples capas, multi-contextual, muti-faceticos. 

 

Los valores no tienen límites rígidos y aplican en todos los compartimentos de la conducta: la elección y la motivación. 

 

Los valores también están vinculados a la emoción, a la energía, el impulso de la mente al expresar el sentimiento y la acción.

 

Podemos concluir que los valores humanos son esencias eternas, donde siempre están en la búsqueda de mejorar a un individuo como persona, e incluso a una sociedad.

 

 

Decálogo de valores

 

A continuación encontrará un decálogo de principios que hacen que el desempeño de algunas personas sea superior al de otras y a la vez su satisfacción personal.

Por supuesto, se puede agregar o modificar esta lista. Es sólo un ejercicio para mostrar una manera de presentar los valores más como comportamientos que como conceptos teóricos. Así tienen más significado práctico.

Esta guía se sugiere como un punto de partida para comenzar a desarrollar una lista propia.

Honestidad:

Ofrecemos lo que podemos cumplir y nos esmeramos en lograrlo.

 

Actuamos con exactitud y puntualidad. No dejamos los resultados al azar.

Honramos y defendemos la propiedad de los demás.

 

 

Nos comportamos con integridad, de  manera coherente.

Somos auténticos en lo que hacemos. Tenemos una sola cara.

Obramos con un sentido consciente de la justicia.

Respetamos la verdad.

No nos aprovechamos de la inocencia o la ignorancia de los demás.

 

Responsabilidad:

Asumimos la obligación de responder por lo que hacemos o dejamos de hacer.

 

Ponemos cuidado y atención especial en nuestras decisiones.

Damos la cara por nuestros actos y sus consecuencias.

La responsabilidad es un compromiso esencial con los demás y con nosotros mismos.

No eludimos ni olvidamos nuestras deudas.

 

Somos previsores. Planificamos y nos esforzamos para trabajar con orden.

Reconocemos nuestros errores al tiempo que buscamos corregirlos.

 

 

Comunicación:

Nos esforzamos más en escuchar lo que tratan de decirnos. Si no entendemos preguntamos.

Buscamos verificar que nos estamos explicando correctamente.

No damos nada por obvio. No suponemos.

Evitamos etiquetar a nuestros interlocutores o sus mensajes.

Evitamos los prejuicios.

No consentimos chismes ni rumores.

Si no nos llega la información la buscamos.

No nos callamos cuando tenemos algo que decir.

No dejamos pasar las oportunidades de mejorar.

 

 

 

 

Sinceridad:

Nos expresamos con libertad, sin fingir o disimular.

 

Creemos en la veracidad como base para poder construir confianza.

Decimos lo que pensamos sin perjudicar a los demás.

Actuamos de manera consistente con todas las personas y en todo momento.

Tratamos a los demás con franqueza.

La sinceridad es reflejo del aprecio por nuestros compañeros de equipo.

 

 

 

Respeto:

No menospreciamos a los demás ni sus opiniones.

 

Cuando actuamos tenemos consideración y deferencia con los sentimientos de los demás.

Apreciamos a quienes nos rodean.

Nos esforzamos por comprender de manera empática sus puntos de vista y situaciones particulares.

No atropellamos a los demás al interactuar con ellos.

No insultamos ni maltratamos.

No agredimos ni física ni verbalmente a nadie.

Tratamos a las personas con dignidad.

 

 

Compañerismo:

El éxito de nuestra organización, grupo o familia lo construimos juntos.

 

El trabajo en equipo requiere de coraje individual.

Los compañeros que valoran más este principio no eluden hacer equipo con los miembros con quienes tienen menos afinidad.

El mejor resultado es producto de que todos en el equipo hagan lo mejor para sí mismos y para el grupo.

La armonía no se logra por casualidad; es una consecuencia del esfuerzo de las personas que  constituyen una organización. Se basa en el conocimiento y el aprecio por todos los miembros del equipo.

 

 

Solidaridad:

No significa sólo dar una ayuda sino comprometerse y compartir la situación de aquel con quien me hago solidario.

 

Es brindar apoyo al ser humano necesitado.

Comprendemos que para que haya solidaridad se requieren dos personas o comunidades.

 

Supone ayudar sin recibir nada a cambio, aunque nadie se entere, sin esperar reciprocidad.

Es la adhesión a principios comunes e implica compartir por ellos beneficios y riesgos.

 

Tolerancia:

Aceptamos con respeto las opiniones contrarias a las nuestras.

No descalificamos a las personas que tienen puntos de vista que no compartimos. Las aceptamos con respeto genuino por el individuo, aunque no nos entendamos.

Tolerancia no es hacer concesiones. Tampoco es indiferencia.

Supone conocer y aceptar al otro.

Elegimos ser tolerantes por convicción.

Es condescendencia.

Tolerancia implica voluntad y madurez.

 

 

Aprendizaje:

Creemos en el mejoramiento continuo nutrido con la experiencia diaria.

 

Creemos en la autoridad que confiere el conocimiento, el estudio y la experiencia.

Por ello nos capacitamos y actualizamos de manera permanente y sistematizada.

Entendemos el aprendizaje como un proceso práctico de aplicación de ajustes y cambios en el comportamiento, no sólo como un ejercicio del conocimiento teórico.

Decimos que aprendemos después de haber cambiado lo que era necesario cambiar.

 

 

Superación:

Tenemos el compromiso de mejorar cada día lo que hacemos aunque sea una pequeña parte y no la totalidad.

 

 

 

Es nuestra capacidad y deseo de vencer obstáculos o dificultades. Eso nos motiva.

Los retos nos inspiran.

Nos sentimos realizados como personas con el esfuerzo asumido de manera consiente, porque en ello vemos nuestro potencial.

No hacemos las cosas “más o menos” o por “cumplir”.

Creemos en el poder que se obtiene de la disciplina y la perseverancia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La importancia de los valores

 

Siempre han existido asuntos más importantes que otros para los seres humanos.

Por ello, valoramos personas, ideas, actividades u objetos, según el significado que tienen para nuestra vida.

Sin embargo, el criterio con el que otorgamos valor a esos elementos varía en el tiempo, a lo largo de la historia, y depende de lo que cada persona asume como sus valores.

Los valores permiten que interactuemos de manera armónica. Influyen en la formación y desarrollo de las personas, y facilitan alcanzar objetivos que no serían posibles de otra manera.

Para el bienestar de una comunidad es necesario que existan normas compartidas que orienten el comportamiento de sus integrantes. De lo contrario, la comunidad no logra funcionar de manera satisfactoria para la mayoría.

Cuando sentimos que en la familia, la escuela, el trabajo, y en la sociedad en general, hay fallas de funcionamiento, muchas veces se debe a la falta de valores compartidos, lo que se refleja la falta de coherencia entre lo que se dice y lo que se hace.

Por ejemplo, es difícil saber cómo enseñar a los hijos el valor “tolerancia”, si nuestros líderes y gobernantes o nosotros mismos insultamos permanentemente a todos aquellos con quienes tenemos diferencias de opiniones.

Igualmente resulta cuesta arriba promover el valor “respeto” si hay maestros, profesores, jefes o padres que frente a situaciones complejas defienden sus decisiones argumentando: “Aquí se hace lo que yo digo” o “Las cosas son así porque sí”.

En términos prácticos es poco probable que una comunidad funcione bien, si las personas que la integran no se basan en ciertos principios que orienten permanentemente su forma de relacionarse, en las buenas y en las malas.

Con la palabra “comunidad” me refiero a la pareja, la familia, el trabajo, el salón de clases, el condominio, los vecinos, la ciudad, el país, etc.

Y a cualquier otra instancia de relación con otras personas. Si no compartimos sus valores no nos sentiremos bien, ni funcionaremos de manera adecuada en esa comunidad. Tampoco nos producirá satisfacción ser parte de ella.

 

Para la cultura organizacional, los valores son la base de las actitudes, motivaciones y expectativas de sus miembros.

Los valores son la columna vertebral de sus comportamientos.

Si los valores no tienen significados comunes para todos, el trabajo diario se hace más difícil y pesado.

El ambiente se vuelve tenso, la gente siente la sensación de que no todos reman en la misma dirección y los miembros en general pagan las consecuencias.

Como pilares de una familia o un grupo, los valores no sólo necesitan ser definidos.

Se les debe dar mantenimiento, promoverlos y divulgarlos constantemente.

Sólo así los miembros tendrán mejor oportunidad de comprender sus significados y ponerlos en práctica en sus labores diarias.

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Para qué sirven los valores?

 

Los valores son una guía para nuestro comportamiento diario. Son parte de nuestra identidad como personas, y nos orientan para actuar en la casa, en el trabajo, o en cualquier otro ámbito de nuestras vidas.

Nos indican el camino para conducirnos de una manera y no de otra, frente a deseos o impulsos, bien sea que estemos solos o con otros.

Nos sirven de brújula en todo momento para tener una actuación consistente en cualquier situación.

Por ejemplo, en un transporte público algunas personas ceden su puesto a una mujer embarazada y otras no. Los primeros creen en el valor de la cortesía y el de la consideración con otras personas, sean o no conocidas.

Entre los que no ceden el puesto es común encontrar niños (que aún no tienen este tipo de valor), o personas ancianas que valoran más (sin que les falte razón) su necesidad de estar sentados, o personas que simplemente valoran más su propia comodidad.

Así, los valores nos sirven de base y razón fundamental para lo que hacemos o dejamos de hacer, y son una causa para sentirnos bien con nuestras propias decisiones.

Cuando actuamos guiados por valores no lo hacemos por lo que dirán o nos darán los demás. Actuamos por convicción, sin importar si otras personas nos están viendo.

La diferencia con otros comportamientos es que cuando creemos verdaderamente en una conducta que para nosotros representa un fundamento de vida, actuamos según esa creencia, sin que nos importe lo que digan los demás.

Cuando practicamos la honestidad como principio, no nos apropiamos de cosas ajenas porque creemos en el respeto por la propiedad de otros y no porque nos estén vigilando.

Los valores nos ayudan a proceder según lo que consideramos que está bien o mal para nosotros mismos. En otras palabras, cuando actuamos guiados por valores lo hacemos sin esperar nada a cambio que no sea nuestra propia satisfacción y realización como personas.

 

 

 

Esta satisfacción nos hace practicar nuestros principios y creencias en cualquier situación. Nos permite tener una personalidad consistente, independientemente del estado de ánimo o del lugar en el que nos encontremos.

Hay personas que no practican la bondad con desconocidos porque creen que no recibirán un justo agradecimiento o una recompensa. Sin embargo, aunque puedan ser bondadosos con personas que valoran más (como sus hijos, alumnos, empleados o compañeros de trabajo), no asumen esa bondad como un principio de vida.

Si nos interesa fomentar ciertos principios de conducta como padres, maestros, jefes, o en cualquier rol de líder, sólo la práctica consistente de esos valores nos ayuda a dar el ejemplo sobre el significado concreto que ellos tienen en términos de actuación.

 

 

 

 

 

 

Algunos retos que plantean los valores

En primer lugar, los valores están íntimamente relacionados con nuestras emociones y sentimientos. Por ejemplo, si valoramos la honestidad, nos molesta y nos hiere la deshonestidad. Igual nos pasa con la sinceridad, el respeto, la responsabilidad o cualquier otro valor.

Como todos sabemos, casi siempre resulta difícil explicar los sentimientos. En consecuencia, como comunidad u organización también suele ser difícil ponernos de acuerdo sobre el significado práctico de un valor.

En segundo lugar, cada quien tiene sus propias creencias, convicciones y principios de vida, con su propia jerarquía.

Cada uno construye su propia escala de valores personales. Los aprendemos desde la infancia y cada quien le otorga su propio sentido, de acuerdo con sus experiencias, conocimientos previos y desarrollo como persona.

En tercer lugar, los valores pueden tener significados relativos, dependiendo de la posición de la persona que lo pone en práctica.

Por ejemplo, ¿la honestidad justifica que una persona delate a alguien que le dio información confidencial y privada? Sobre esta clase de dilema no es fácil llegar a un consenso, lo que a su vez genera mucha polémica acerca de la universalidad de ciertos  principios.

En cuarto lugar, los valores y su jerarquía varían con el tiempo. Surgen con un significado especial y cambian a lo largo de la vida, porque están relacionados con los intereses y necesidades individuales.

Cuando somos niños, en buena medida, nuestros valores son definidos por necesidades de subsistencia y por la búsqueda de la aprobación de los padres. Durante la adolescencia nos guían valores derivados de la necesidad de experimentación e independencia. Ya de adultos nos planteamos otras prioridades.

Esto permite explicar los obstáculos que existen para llegar a acuerdos sobre principios y creencias entre diferentes personas, en distintos momentos de la vida.

En quinto lugar, los valores están estrechamente relacionados con la moral y la ética. Ambos son conceptos filosóficos densos y complejos, y es difícil ponernos de acuerdo sobre sus significados prácticos.

 

Por esta razón, dentro de las organizaciones y comunidades tiende a difuminarse el sentido y la utilidad de los principios que sirven para proporcionarles sentido de unidad.

Cuando hacemos “una lista de valores” en las organizaciones, generalmente se pone énfasis en las definiciones teóricas. Logramos un consenso general sobre las ideas, pero sin suficientes expresiones prácticas de las conductas que implican.

Tenemos el reto de traducir los valores en listas de comportamientos muy específicos, relacionados con el día a día. De esta manera nutriremos mejor la relación entre los miembros de nuestros equipos y lograremos mejor nuestros objetivos.

Si traducimos los valores en actuaciones concretas, obtendremos más significados y más aplicaciones prácticas en la familia, en el trabajo y en las organizaciones de las que formamos parte.

 

 

 

 

 

Crisis de valores

 

Aunque nos enseñen que la honestidad es un comportamiento ideal deseable (y todos lo aceptamos como algo cierto), la interpretación y el sentido que le damos en la práctica suele variar de una persona a otra.

Estas diferencias se traducen en actitudes e incoherencias muy concretas.

 

 

Por ejemplo, ser honesto, entre otras cosas, significa cumplir con todos los deberes dentro de una organización, pero no es común que se asocie la impuntualidad injustificada con la deshonestidad.

En las organizaciones existe la tendencia a dar por sentado que todos sus integrantes conocen el significado de un valor, pero su definición general no es suficiente para que todos respondamos de la misma manera frente a situaciones con características particulares.

Por ejemplo, hay un consenso generalizado sobre los beneficios de trabajar en equipo. Es un valor implícito en la naturaleza de una organización. Sin embargo, al mismo tiempo, es uno de los comportamientos sobre el que existe más polémica.

 

El trabajo en equipo no es algo que sucede automáticamente por el hecho de estar todos en un mismo lugar. Poner en práctica de manera armoniosa este valor requiere de un esfuerzo y un coraje individual muy especial. Por tal razón, los grandes equipos trabajan y entrenan mucho para llega a ser así.

 

El sentimiento de “crisis de valores” nos aborda cuando con frecuencia vemos a los integrantes de nuestro equipo no poner en práctica los principios organizacionales que se supone conocen, o exhiben comportamientos contrarios a los mismos.

Al sentir que no remamos en la misma dirección se produce mucha tensión en la organización o comunidad. Es lógico que así sea, porque todo nos cuesta más: ponernos de acuerdo, actuar de manera coordinada y lograr los objetivos que nos planteamos.

Se ha vuelto un lugar común dentro de las empresas hablar de valores como la excelencia, el liderazgo o la innovación. Pero en la mayoría de los casos son sólo palabras o intenciones generales. Los miembros de esas organizaciones no cuentan con suficiente orientación para comprender lo que esos conceptos significan frente a sus retos cotidianos.

Promover la excelencia se puede convertir en algo difícil en organizaciones con jefes arbitrarios, y la innovación no es fácil de asumir si con frecuencia se interponen argumentos tales como “¿para qué cambiar si siempre lo hemos hecho así y aún funciona?”

 

Los ejemplos anteriores son apenas algunas de las contradicciones que originan la sensación de crisis de valores. Cuando la teoría y la práctica se  contraponen generan tensión, insatisfacción y crisis. En otras palabras, no es fácil promover valores si en la cotidianidad prevalecen otros principios o “anti-valores”.

Las crisis de valores, creencias o principios se  producen cuando su significado comienza a perder sentido y utilidad práctica en asuntos concretos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La práctica de los valores: es su decisión

 

Aunque los valores comienzan a formarse desde temprana edad y cada quien le da un sentido propio, la puesta en práctica de los valores es una decisión personal.

Cada quien determina cómo actuar frente a las distintas situaciones de su vida.

 

Unas veces más conciente que otras, eres tú quien decide la actitud y la manera de comportarte frente a las demás personas y frente a las oportunidades, las dificultades o las responsabilidades. Decides asumirlas o eludirlas.

Cuando nos interesa relacionarnos satisfactoriamente con otras personas o ser parte de una organización, decidimos aceptar los valores que requiere esa relación.

Inclusive, en una organización autoritaria, donde los valores se imponen unilateralmente, uno también toma la decisión de aceptarlos.

 

 

Al llegar a una organización o comunidad deberíamos ocuparnos de conocer sus valores y sus significados. Ellos nos permiten regular nuestra conducta para el bienestar colectivo y lograr una convivencia armoniosa.

Si resolvemos ser parte de una organización con valores ya definidos, entonces hemos decidido suscribirlos y ponerlos en práctica.

Podemos afirmar que asumir los valores de una organización en la que nos interesa estar es una responsabilidad individual. La práctica de los valores expresa el grado de compromiso que tenemos con esa organización.

Sin embargo, aunque todo esto suene simple, a las organizaciones les toma un gran esfuerzo que sus integrantes tengan valores compartidos y, en muchos casos, apenas se logra.

Recuerda que al hablar de valores nos referimos a principios y creencias. Por lo que es poco probable que cumplamos bien con algo sobre lo que no estamos completamente convencidos de su importancia o valor. ¿Alguien puede obligarte a que estés convencido al respecto?

Aun no estando de acuerdo, podemos seguir correctamente una orden.

 

Pero la práctica de valores requiere de convicción y eso es algo que depende de tu decisión.

Todos sabemos que un trabajo bien hecho respaldado por valores es superior al que sólo se hace por cumplir con una orden.

Tú decides poner en práctica inmediatamente tus creencias. Decides no posponerlas.

Decides actuar de acuerdo con tus principios, por convicción y no porque te están viendo o vigilando.

Decides la actitud con la que eres parte de una organización y qué clase de persona eres en ella.

Esa capacidad de decidir es la fuente de tu plenitud como ser humano.

 

 

Vistas: 2698

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ShekinahMerkaba para agregar comentarios!

Únete a ShekinahMerkaba

Comentario de Rafael Olazar el marzo 6, 2018 a las 6:29pm

Los principios y valores morales de las personas, directa o indirectamente esta ligada al campo que influye en la forma o estilo de vida de las personas en casi todos los campos donde se mueven el individuo en su actividad.

Un ejemplo de la etica de este punto de vista clásico se puede observar en la obra ética de Spinoza. (que intenta demostrar un sistema filosófico plenamente coherente que se esfuerza por ofrecer una imagen objetiva de la realidad y por comprender el significado de una vida ética)

Sobre

Notas

YO SOY... ANTONIO CERDAN

Antonio Cerdán Caparrós

CURRICULUM

 

 …

Continuar

Creada por ANTONIO CERDAN Jul 23, 2012 at 6:46am. Actualizada la última vez por E M A R Mar 16, 2016.

Última actividad

MANUELA ROSADO QUINTERO comentó sobre la publicación en el blog PORTAL DE LOS LEONES 8/8 Celia Fenn de E M A R
Hace 1 hora
A MANUELA ROSADO QUINTERO le gustó el blog PORTAL DE LOS LEONES 8/8 Celia Fenn de E M A R
Hace 1 hora
MANUELA ROSADO QUINTERO comentó sobre la publicación en el blog 8/8 ALINEACIÓN CÓSMICA LLAMADA LA PUERTA DE LOS LEONES de E M A R
Hace 1 hora
A MANUELA ROSADO QUINTERO le gustó el blog 8/8 ALINEACIÓN CÓSMICA LLAMADA LA PUERTA DE LOS LEONES de E M A R
Hace 1 hora
Gladys Mariana Rodriguez Grajale compartió la entrada de blog de E M A R en Facebook
Hace 7 horas
A Gladys Mariana Rodriguez Grajale le gustó el blog 8/8 ALINEACIÓN CÓSMICA LLAMADA LA PUERTA DE LOS LEONES de E M A R
Hace 7 horas
A Gladys Mariana Rodriguez Grajale le gustó el blog MANUAL DE EJERCICIOS PLEYADIANOS de Amorah Quan Yin. libro y audios de E M A R
Hace 8 horas
Icono del perfilGladys Mariana Rodriguez Grajale, Yanextli, Froilán y 2 más se unieron a ShekinahMerkaba
Hace 8 horas
A Viviana Nanci Carasa le gustó el blog PORTAL DE LOS LEONES 8/8 Celia Fenn de E M A R
Hace 8 horas
A Viviana Nanci Carasa le gustó el blog TODOS LOS LUNES MEDITACIÓN Y SANACIÓN DE CAMILLAS ANGÉLICAS de E M A R
Hace 8 horas
A Viviana Nanci Carasa le gustó el blog 8/8 ALINEACIÓN CÓSMICA LLAMADA LA PUERTA DE LOS LEONES de E M A R
Hace 8 horas
A MARIA TERESA le gustó el blog 8/8 ALINEACIÓN CÓSMICA LLAMADA LA PUERTA DE LOS LEONES de E M A R
Hace 9 horas
Elizabeth comentó sobre la publicación en el blog 8/8 ALINEACIÓN CÓSMICA LLAMADA LA PUERTA DE LOS LEONES de E M A R
Hace 10 horas
A Jonás Silva Rubio le gustó el blog 8/8 ALINEACIÓN CÓSMICA LLAMADA LA PUERTA DE LOS LEONES de E M A R
Hace 11 horas
A Jonás Silva Rubio le gustó el blog 8/8 ALINEACIÓN CÓSMICA LLAMADA LA PUERTA DE LOS LEONES de E M A R
Hace 11 horas
Jonás Silva Rubio comentó sobre la publicación en el blog 8/8 ALINEACIÓN CÓSMICA LLAMADA LA PUERTA DE LOS LEONES de E M A R
Hace 11 horas
Tommasi Carlos Alberto comentó sobre la publicación en el blog 8/8 ALINEACIÓN CÓSMICA LLAMADA LA PUERTA DE LOS LEONES de E M A R
Hace 13 horas
A vicky le gustó el blog PORTAL DE LOS LEONES 8/8 Celia Fenn de E M A R
Hace 13 horas
A SIGIFREDO SERRATE RIVERA le gustó el blog 8/8 ALINEACIÓN CÓSMICA LLAMADA LA PUERTA DE LOS LEONES de E M A R
Hace 14 horas
A ARACELI LULU CASTILLO GOMEZ le gustó el blog 8/8 ALINEACIÓN CÓSMICA LLAMADA LA PUERTA DE LOS LEONES de E M A R
Hace 14 horas

© 2020   Creada por ANTONIO CERDAN.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio