PARA LA GLORIA DE DIOS

 

Conferencia dominical, dada por el Maestro Beinsá Dunó,

el 11 de julio de 1926, a las 8:30 en Musala – Rila.

 

         Brevemente, me detendré sobre un pensamiento básico, y exactamente sobre la manifestación esencial de la vida.

         ¿Qué se puede entender bajo la palabra “Gloria de Dios”? La Gloria se explica solo por la ley de la Sabiduría o el conocimiento. La ciencia muestra la Gloria de Dios, pero la gente, al adquirir el conocimiento, no lo utiliza para la Gloria de Dios, sino solo para su gloria, en consecuencia de esto nace una desarmonía. Yo llamo a la gente unidades individuales. Para cada unidad individual hay dos posibilidades en la vida: caminar en el camino recto, y hacer un desvío de este camino. Entonces, cada alma, como una unidad individual, tiene la posibilidad de expandirse y de disminuirse. Esto lo explican en la ciencia oculta de unas cuantas maneras. Los ocultistas occidentales lo explican con el así llamado “éter calorífico”. El éter significa esto de lo cual las cosas nacen y se crían. La particulita “et” es el inicio primordial del cual las cosas nacen. “Ter” es esto que cría las cosas en la Tierra. El éter no es una materia densa. El éter calorífico, o sea, la energía primordial, que ha empezado su actividad, tiene conexión con el cariño, con el Amor. Por lo tanto, en la primera expresión de la vida se manifiesta el Amor, tiempo durante el cual comienza a actuar el éter calorífico en la materia. Y así la vida se manifiesta en calor. Con la aparición del calor, la corriente de la vida ha comenzado a descender hacia la Tierra para organizarla.

         Se dice en el Génesis: “En el principio Dios creó el Cielo y la Tierra”. Esta corriente es El Espíritu Divino que desciende desde arriba para organizar las cosas. En el estado presente de desarrollo en el cual os encontráis, vosotros tenéis que entender la ley del éter calorífico. Éste es un movimiento de afuera hacia adentro. Cuando decimos que debemos amar a la demás gente, nosotros sobreentendemos este éter calorífico que viene por fuera. Los humanos requieren nuestro amor. Alguien quiere amarte y que le ames. ¿Por qué? – Ésta es una energía en la Naturaleza que quiere manifestarse. Vosotros como no comprendéis la ley tergiversáis las cosas. ¿Pues cuando una fuente quiere manifestarse qué tiene que hacer? – Debe comenzar a brotar. Cuando el agua comienza a brotar de ésta, ella se manifiesta. Esto ocurre y con el hombre. Cuando un ángel ama a algún hombre veréis que desde éste ángel brota algo. Esto lo que brota de él es un líquido, y nuestro amor es denso. Cuando vosotros amáis a alguien, y de vosotros brota algo. Y si os ve en este momento algún ángel que regresa de un viaje largo, dirá: “Venga, descansaré un poco en esta fuente”. Él cogerá con su vasito un poco de vuestra agua y apreciará correctamente si vuestra fuente es bonita o no. Así que, cuando los humanos se aman en el mundo físico, entre ellos existen manifestaciones puramente físicas, pero en el Mundo Invisible no es así. Ahí el Amor es una fuente. Estas cosas para vosotros son conceptos distraídos. Vosotros solo decís: “esta gente se ama”. Sí, así es, pero tenéis que saber que la vida corresponde al éter calorífico, y si tú no puedes recibir este estímulo por fuera, entonces la vida no puede manifestarse en ti. La vida que viene por dentro, es una manifestación de este éter calorífico. Al manifestarse la vida, y tu éter vivificador se encontrará en el centro de la Tierra. El éter vivificador es esto lo que crea. Y para que se manifieste esta vida, primero debe llegar ésta onda por fuera.

         Ahora, cuando hablo de la Tierra, vosotros os parecéis a ella, por eso sin falta debe venir en vosotros este éter calorífico como un estímulo por fuera, para impulsar vuestro corazón a la actividad. Alguna vez vosotros queréis amar. Entonces, después de haber recibido un estímulo de afuera hacia adentro, desde el centro de vuestro corazón tiene que manifestarse otro impulso, para que se exprese la vida. Por lo tanto, cada uno que quiere vivir llegará en confrontación con la materia sólida. Cada uno que quiere amar llegará en confrontación con la materia sólida. Un hombre que no puede trabajar con la materia sólida, no puede y vivir. En este aspecto, desde el punto de vista de la vida, los sufrimientos son piedras a través de las cuales vosotros edificaréis vuestro futuro. Después de esto viene la luz, igualmente necesaria para la vida. Y ésta es una corriente que se llama, “éter lumínico”.

         Todas estas manifestaciones externas de la vida tienen su forma. El calor crea ciertas formas en el hombre. Así también la luz crea ciertas formas. Y la vida tiene ciertas formas. Cada corriente crea sus formas determinadas. El calor y la luz del Sol ejercen una influencia grande, antes que todo sobre el estado religioso del hombre, como y sobre la ciencia. Procuraréis aguardar dentro de vosotros este calor y luz. ¡Nunca debéis de perder este pequeño calorcito que tenéis en el plexo solar! Este calorcito siempre debe existir en vosotros. Él os es necesario. Si tenéis este calorcito, vosotros sois invulnerables, nadie nada puede haceros, pero si perdéis este pequeño calorcito, con vosotros ya pueden ocurrir las desdichas más grandes: tormentas, catástrofes. Pueden arruinaros perfectamente y de vosotros nada quedará. Si guardáis este calorcito dentro de vosotros, en consecuencia vendrá y la luz, y cuando venga la luz ella trae el conocimiento en el hombre. Entonces, el éter lumínico tiene influencia sobre el cerebro. El éter calorífico tiene influencia sobre el corazón. En el corazón del hombre, de adentro hacia afuera, ocurren una serie de procesos químicos. De estos depende cómo se manifestará el hombre, si de una o de otra manera. ¡No os tropecéis por las diferentes manifestaciones de la vida humana! El mundo externo puede tropezarse, pero vosotros no debéis tropezaros. Sabréis que en cualquier dirección que se manifieste el hombre, todo esto es para la Gloria de Dios. Porque vuestros actos erróneos, vuestros errores, representan posibilidades para la elevación de los seres más avanzados que vosotros. Tú haces cierto error, y estos seres, que tú no ves, utilizan este error tuyo, lo toman para la edificación de una magna virtud. Todo en el mundo es así creado que estos seres razonables utilizan cada error vuestro para la creación de una virtud. Ahora que no digáis: “¡Si es así, si todo es para bien, que hagamos errores!” No, no es así. Cuando vosotros inconscientemente habéis hecho un error, inconscientemente habéis hecho un acto erróneo, sólo entonces os digo que no os lamentéis por éste. Este error vuestro será utilizado por algún otro ser para bien. Sabed que como estáis en la Tierra, vosotros haréis errores, estos son inevitables, pero los errores no deben hacerse premeditadamente. El único peligro por el lado de la hermandad negra, reside en esto, que ellos tienen el deber de sembrar en el hombre un espíritu crítico, de manera que no viva bien. Nosotros sabemos esto, el hombre no puede ser santo en un día. Para que seamos santos, debemos saber todas las leyes de la Naturaleza, pues que sepamos incluso y nuestro futuro. Viene alguien a mí y me dice: “Yo soy un hombre santo”. ¡Bien, dime entonces mi futuro! Si él no puede decirme el futuro, le digo: tú no eres ningún santo. Un santo debe predecir el futuro a la gente. Un hombre avanzado debe tener este conocimiento interno, él debe presentir cómo ocurrirán las cosas. Por ahora todos vosotros tenéis la posibilidad de influenciarse por el mundo externo. Vosotros sois reflectores del mundo externo, de su luz, pero debéis saber que la luz de la gente es su luz, y la vuestra es vuestra. Pero si vosotros reflejáis solo su luz, esto no es ninguna luz. Si vosotros tenéis una luz vuestra, solo esta es real. Sin embargo, si vosotros reflejáis su luz, entonces cuando esta cese y vosotros la perderéis; si la luz pues, está en vosotros, vosotros siempre la guardaréis. Y si viene alguna luz sobre vuestro reflector por fuera, ¡aún más alegraos!, ésta reforzará vuestra luz. En el caso dado, vosotros siempre tenéis que guardar vuestra luz y vuestro calor.

         Ahora hemos subido a Musala (2930 metros. – n.d.t.). Aquí todos tenéis una disposición muy bonita, pero abajo, en Sofía, no sois tales. Ahí tenéis sentimientos malos de resentimiento uno hacia otro. Viene alguna hermana a vosotros, vosotros no podéis aguantarla, queréis que ella se vaya. ¿Cuáles son los motivos para estos sentimientos? – Estos son algunos trabajos pequeños, ordinarios, pero estos no solucionan las cuestiones. Vosotros no amáis a alguna hermana, queréis librarse de ella. ¿Por qué? Yo no quiero solucionar ahora estas cosas entre vosotros, pero digo que estas posiciones existen y por todo el mundo. Vosotros no amáis a alguien. Pero algún otro pues a vosotros no os ama. Algún otro pues os es muy querido. Sucede que no podéis aguantar a alguien, pero él viene constantemente a vosotros. Y lo contrario se encuentra: vosotros amáis a alguien, queréis que venga a vosotros, pero él os evita. ¿Por qué es así? Esto se debe siempre a estas corrientes en el espacio. La ley del cariño es la siguiente: si en mí nace un sentimiento de cariño, puesto que el cariño desciende desde arriba, desde el Cielo, yo sin falta tengo que llevar algo, tengo que dar algo. Si no doy nada, yo no puedo manifestar el amor. Dios, quien nos ama, cuando se manifiesta Él nos da algo. Pues y nosotros, cuando queremos amar a Dios, de nuevo tenemos que dar algo de nosotros, tenemos que sacrificar algo, que demos de nuestros frutos. Y Dios quiere algo de nosotros. Leemos en la Sagrada Escritura que los hebreos ofrecieron holocaustos a Dios, ¿y nosotros qué llevaremos? Hoy en día nosotros no queremos holocaustos. ¿Qué debemos hacer entonces? ¿Qué debemos dar? ¿Frutos dulces de nuestro jardín? – No, nosotros debemos llevar frutos del jardín de nuestro corazón en una bandejita específica, hecha de oro, de diamante. Arriba, donde Dios, nos recibirá un ángel y aceptará estos frutos de nosotros. Vosotros diréis: “Esto es toda una fantasmagoría”. Sí, estas cosas son altas, difíciles para entender.

         Lleguemos ahora a los hechos, así como se manifiestan estos en la Tierra. Cuando amáis a alguien, ¿qué hacéis? La madre, primeramente dará a su niño calzoncitos, le hará un vestidito, un gorro, una camisita, hasta años viejos siempre querrá darle algo, ella siempre manifiesta su amor. Cuando el amor aparece en el hijo o la hija, la misma ley actúa. Para que se pueda realizar esta ley y en nosotros, siempre debemos estar conectados en nuestra conciencia con el Mundo Invisible. Y para que estemos conectados con el Mundo Invisible, siempre debemos conocer a alguien de ese mundo y saber su nombre. ¿Vosotros cómo os interrelacionáis con el Mundo Invisible? – En sueño, con oración, con vuestro pensamiento. ¿Cómo son vuestros traductores? Cuando regreso al pasado lejano, veo que vosotros muchas veces no habéis utilizado las posibilidades que habéis tenido para vuestra elevación. Vosotros habéis hecho tales errores que habéis puesto barricadas enteras delante de vosotros, solos os habéis puesto montañas enteras en vuestra vida. Y ahora vosotros os enfrentáis con vuestros errores en vuestra vida. Esto lo que habéis hecho alguna vez a los demás, tenéis que arreglárselas con ello ahora. He aquí porque, hoy en día se os dan condiciones favorables para que mejoréis vuestro camino. Vuestro camino presente es una posibilidad de liquidar con todas las contradicciones que existen. Y vosotros podéis liquidar ahora. Estas contradicciones no son grandes.

         Ahora al observar esta cuestión, cada uno de vosotros tiene que ponerse en un círculo. Cada uno de vosotros tiene un círculo determinado en el cual puede actuar. Cada pensamiento tiene trazada su periferia y fuera de esta periferia no puede manifestarse. Por ejemplo, ¿desearíais que cuando cantéis os escuche toda Bulgaria? Llegará el tiempo de escucharos, esto será como por una radio. Para cada cosa habrá un instrumento especial. ¡Si os escuchan a través del aire, se oirá un tal rugido, un tal grito! ¿Cuán fuerte tiene que ser este sonido como para oírse en toda Bulgaria? En las condiciones presentes, para transmitir el sonido a una distancia lejana, tiene que producirse muy fuertemente, puesto que cuando pasa por el aire, éste disminuye. Después de años la gente desarrollará sus capacidades internas, de manera que cuando se habla o canta en alguna parte, este sonido será transmitido a través del éter a distancias lejanas y ellos lo percibirán. El sonido pasará por el aire sin ningunos obstáculos. Por ejemplo, si cantáis en Varna, la voz se podrá oír en todas partes.

         Así que os ocuparéis con el estudio del Éter calorífico que tiene conexión con el Amor. Os ocuparéis con el estudio de la luz o del éter lumínico que tiene conexión con la fe y con la Sabiduría. Os ocuparéis con el éter químico o con las manifestaciones de la voluntad del alma humana, con el agua. Los viejos alquímicos u ocultistas han hecho las siguientes divisiones: la tierra, ésta es la vida; el agua, éstos son los procesos químicos; la luz, esto es el aire, y el calor, esto es el fuego. El hombre tiene que dominar estos elementos: la tierra, el agua, el aire, el fuego, la luz y el calor. El hombre solo tiene que producirse fuego. Cuando tu corazón está frio, solo debes poder calentarlo por dentro y no esperar a que te lo calienten por fuera. Diréis: “¡Que el Señor haga esto!”. Pues es el Señor quien actúa por dentro. Él puede hacer todo solo, pero quiere obligarnos a que nosotros solos nos influenciemos. Él quiere que nosotros nos amemos. Así vosotros estudiáis un magno arte. Si tenéis fuego, si podéis dominarlo, podréis descender y al infierno. Un hombre que no puede dominar el agua, un hombre que no puede dominar el aire, un hombre que no puede dominar la luz y un hombre que no puede dominar el calor, él nada puede ser. Todas estas son posibilidades al respecto del hombre mismo. Si no utiliza estas posibilidades, él realizará tanto como y el pez. Éste vive en el agua, pero no domina el agua. Tal hombre realizará tanto y como el topo. El vive en la tierra, pero no domina la tierra. ¿Qué han realizado y los pájaros? Estos viven en el aire, pero no dominan el aire y hasta ahora nada han realizado. Ellos no tienen cultura ninguna. Y cuando llegamos a aquellos que se ocupan con el fuego, vemos que y ellos no pueden dominarlo. Ellos hacen incendios grandes: encienden alguna casa, encienden alguna bomba que produce un gran terremoto y se alejan. Nuestras casas se destruyen, nosotros sufrimos y ellos se hacen risa y jolgorios. En este aspecto se requiere un escudriñamiento de estas fuerzas, pero hay el peligro de que si se os descubren algunos secretos, vosotros no podréis utilizarlos razonablemente.

         Así que digo: cuando veáis a algún hombre, no os detengáis sobre sus debilidades, sino deteneos sobre sus virtudes. Vosotros decís: “yo te pensaba como un amigo mío, pero tú tienes tal y tal debilidad”. No, para entender a un hombre, nosotros debemos detenernos sobre sus virtudes, porque las cosas malas en el hombre bueno son solo una sombra en su vida. Solo un hombre altamente bueno puede tener sombras en su vida. Solo él puede manifestar lo malo. ¿Van los lobos a un pastor que no tiene ovejas? Ahí donde hay ovejas, hay lobos y osos. ¿Aparecen los piojos en un hombre muerto? Así que si en algún hombre aparecen piojos o pulgas, sabréis que él es vivo. ¿Dónde van los piojos? – Donde los vivos. Digo, en todos vosotros debe crearse tal carácter noble, que vuestras almas sean ampliamente abiertas, de manera que cualquiera que os encuentre, que sienta que de vosotros respira vida, frescura; en vosotros existe una plenitud y bondad internas sin ningún esfuerzo; que vosotros os manifestéis naturalmente, de una manera Divina. Vosotros debéis ser buenos por esencia, sin querer ser buenos. Y cuando queráis a veces no ser buenos, que de nuevo seáis buenos. Y cuando no quieras hacer el bien, que de nuevo no puedas no hacerlo. A tales humanos yo les llamo buenos.

         Ahora, lo principal para vosotros es guardar algo de esta excursión a Músala. ¿Qué os quedará de este día? Un día, cuando lleguéis a tener 60-70 años, ¿os recordaréis algo de ésta? Podéis decir: “¡Déjanos ahora, esto no se refiere a nuestros cabellos blancos!” ¿Entonces dónde queda vuestra fe? Vosotros no solo que no debéis envejecer, sino que cada día tenéis que rejuvenecerse. No solo que no debéis morir, sino que cada día tenéis que vivificarse. ¡Constantemente tenéis que vivir en alegría! Pues cuando vayáis al otro mundo, y ahí iréis a Musala, solo que ahí veréis a Musala en otra forma. Lo principal es que nosotros hacemos esta excursión puesto que tenemos ciertas tareas en la Tierra que debemos solucionar. Cada subida a Musala nos da un impulso. Nosotros aquí estamos en la posición más alta, y nadie puede detenernos. Nuestra aspiración es tan grande que de todas partes podemos tomar esta posición. Nosotros estamos a tal altura que la logia negra es impotente, ésta nada puede hacernos, en todas partes nos abriremos camino. Pero si hubiéramos regresado sin haber subido a Musala, entonces retrocederíamos de esta posición, como Kuropatkin, y como los alemanes al asedio de Verdún.

         ¡En todos nosotros, en cada hombre debe haber una aspiración! El error en todos vosotros es éste que no tenéis una aspiración. ¡Un ideal debéis tener! Si tú te detienes en la dificultad más pequeña, en ti no hay aspiración. Si tienes una aspiración, si tienes un ideal, ningún diablo puede detenerte.

         Así que el ideal alto – la aspiración hacia Dios trae calor. He aquí veis, y aquí en Musala, a esta altura, tenemos 22 grados de temperatura. ¿Qué indica físicamente 22 grados de calor? Cuando sumamos 2+2 recibimos el número 4, el número más fuerte, en el lugar más alto. El fuego de estas energías, de estas fuerzas, actúa en un cuadrado. Lo que cae ahí, todo se destruye. Entonces, aquí tenemos el cuadrado de la vida. En una temperatura de 22 grados la vida es capaz de destruir todos los obstáculos que pueden encontrarse en el camino. Y la Naturaleza aquí indica lo mismo. Todo es destruido en Musala. Entonces este número corresponde a Musala. Y en la lengua hebrea hay 22 letras. De acuerdo a la cábala los hebreos interpretan toda su filosofía.

         Y así, todas las unidades individuales viven para la unidad común. La unidad común, esto es Dios, con el cual nosotros estamos relacionados. Y todas nuestras ideas se corrigen con esta unidad común. Nosotros siempre pensamos en Dios. Solo que no podemos concientizarle. Y no hay porqué concientizarle. Pero hay una idea sagrada en vosotros. Nosotros, cuando llegamos a un cierto lugar, siempre corregimos nuestros errores exactamente con esta idea. Esto lo que corrige nuestros errores, esto es Dios. Él dice: “¡No hagas esta cosa!” – Y tú, con un corazón grato lo aceptas. Luego te dice: “¡Acepta esto!” y tú lo aceptas. No hay hombre en el mundo que el Señor no corrija. Alguna vez lloras, hasta que venga el Señor, te mira, te coge de la mano y tú te liberas de todas las dificultades de la vida.

         Ahora nosotros no vamos a hablar de nuestras dificultades. Éstas son un bien para nosotros. De todas maneras os las llevaréis, que esto lo sepáis. De vuestras dificultades no vamos a liberaros. Que os libremos de las dificultades, esto significa que os hagamos el mal más grande. Nosotros os damos conocimientos, posibilidades para el uso de estas dificultades para bien. En estas dificultades exactamente se esconde toda vuestra riqueza. Alguien dice: “Ojalá quiera el Señor quitarme estas dificultades”. No digas así, sino di: “¡Señor, dame conocimientos para arreglármelas en mi vida con todas las dificultades!” Vosotros tenéis dificultades especiales en vuestra vida, que a nadie podéis expresar. ¡Un médico hace falta! Si contáis vuestra dificultad a alguien que no entiende, él empeorará vuestra situación. Si tú eres un comerciante quebrado y cuentas tu situación a otro comerciante, un adversario tuyo, nada quedará de ti, pero si la dices a un amigo tuyo que te ama, que puede entrar en tu posición, él te dará un consejo a través del cual te liberarás de tu dificultad. Y la Escritura dice: “¡Poned vuestra carga solo al Señor!” Tú puedes poner tu carga solo a este que te ama y a este que amas. Si le amas, cuando te conectes con él, él tomará tu carga. Pues si él no te ama, y si tú no le amas, no aceptará tu carga.

         Ahora, la niebla alrededor de nosotros indica que este año el mundo pasará por grandes dificultades. La gente mundana estará envuelta en una niebla muy densa que ellos deben superar. Esto será durante todo el año, pero en el lugar más alto habrá calor, muchas fuerzas habrá ahí. En las nieblas hay fuerzas. ¡Cualquier cosa que venga, vosotros no temáis! Seréis valientes y decididos. Vosotros lleváis una idea sagrada. Aunque 10 veces os pongan en el fuego, no temáis, no os quemaréis. Seréis como Daniel a quien pusieron en el foso con leones. ¿Se lo comieron los leones? Seréis como los tres muchachos en el horno de fuego. ¿Se quemaron ellos? Seréis como Cristo en la cruz. ¿Murió Él? ¿Se quedó en el sepulcro? ¿A cuántos santos entierran en la tierra y luego no están ahí? Ni la tierra los retiene, ni la prisión los retiene. Un inglés en Inglaterra estaba familiarizado con la Hermandad Blanca Universal, con los conocimientos de los yoguis hindúes, pero no era agradable al gobierno inglés, por lo cual lo encierran en la India y ponen una guardia para guardarlo. Cuando van por la mañana a la prisión ven que no está ahí. Le capturan una segunda vez, le encierran de nuevo y ponen diez guardias para guardarle, pero de nuevo desaparece. Finalmente él les escribe una carta: “vosotros no podéis encerrarme. ¡Dejadme y váyanse por vuestro camino! ¡Yo no estoy contra la ley, pero yo tengo ciertos derechos contra los cuales debéis dejarme andar en mi camino! No penséis que podéis encerrarme.” En ésta fe está la fuerza de este hombre. Esto podéis experimentarlo y vosotros, pero se requiere fe. Pueden encerraros tanto como quieran, pero el Señor os rescatará de la prisión. “Ahí está lo bello en el mundo” Si alguno de vosotros hubiera tenido esta experiencia, que le encierren, que 10 guardianes le guarden, que de nuevo salga fuera y se sienta libre, un amo de tu posición eres. Y vosotros tenéis fe, ¡pero cuánto faltará hasta que se refuerce esta fe! Tenéis conocimiento, ¡pero cuánto más debe adquirirse! Tenéis virtudes, pero estas virtudes deben ser trabajadas mucho más. Vuestra Sabiduría, vuestra Justicia, vuestra piedad, todas estas virtudes en vosotros tienen que reforzarse, y pueden reforzarse. Vosotros tenéis toda la posibilidad de reforzar estas virtudes.

         Y así, a estos de vosotros que me escucháis ahora, no les hablaré sobre ninguna filosofía, porque en Musala no se puede tratar ninguna filosofía – pero os daré unos cuantos puntos prácticos para aplicación. Musala es un lugar solo para pruebas. Ahora debo dejarlos aquí. En la cima, por lo menos una hora, que os acostéis, tiempo durante el cual aprenderéis tres veces más que si os diera una conferencia. Cuando bajéis abajo, la primera cosa que os espera es que hagáis la siguiente prueba: concentrad vuestra mente hacia arriba, hacia Dios y decid: “¡Señor, puesto que andamos por este camino y queremos servirte, que venga este calorcito pequeño en nosotros, que lo sintamos! ¡Yo estoy listo de llevar mis sufrimientos, pero dame este calorcito pequeño, que lo sienta!” ¡No pidáis del Señor cosas grandes! Vosotros queréis del Señor siempre cosas grandes, por eso perdéis y las pequeñas, ¡y es que debéis pedir lo pequeño! Este pequeño calorcito cuando venga, él introducirá lo nuevo en vuestra vida. Una ley es: ¡cuando pides de Dios, pide este calorcito pequeño! Esta es la primera prueba, la primera condición. Entonces, cuando sientas el calorcito, dirás: “¡Dame la lucecita pequeña, que la sienta!” Y cuando dices así, en tu mente brillará una lucecita pequeña. Tú verás en el centro de tu cerebro esta lucecita blanquecina. Pequeña será esta lucecita, como un alfilercito. Así tendréis dos posibilidades: el calor y la luz. Entonces ya comenzaréis con la vida. El calor reacciona sobre la vida, y la luz – sobre la química, sobre la religión. Vosotros os volveréis valientes y decididos. Así que cuando os levantéis por la mañana dos cosas pediréis del Señor.

         Ahora, vosotros al aplicar un método, segundo, tercero, finalmente cuando os encontréis en una dificultad diréis: “¡Señor, dame el calorcito pequeño, dame la lucecita pequeña!” Cuando la sintáis, diréis: “¡Señor, que sea todo para Tu Gloria!” Para todo lo que ocurre en vuestra vida, diréis: “¡Para la Gloria de Dios!” Esta será vuestra ganancia de Musala. Y si os preguntan qué os dijeron en Musala, diréis: “¡Que todo sea para la Gloria de Dios!” Este es el resumen de todo aquello que os he hablado en Musala. “¡Que todo sea para la Gloria de Dios!”

         Nosotros estudiamos ahora acerca del calorcito más pequeño que existe en nosotros y acerca de la lucecita más pequeña que se puede manifestar en nosotros – ¡calor y luz!

         Y ahora, para todo el año sabréis: ¡todo ocurre para la Gloria de Dios! El año venidero, cuando vengamos aquí, os diré: ¡Vamos, mostradme vuestro calorcito pequeño y vuestra lucecita pequeña!

         Ahora haremos un ejercicio. Os distribuiréis lejos, a una distancia de un metro por lo menos uno de otro. Os voltearéis al Sur y pronunciaréis la fórmula:

         “¡Que reine la Virtud y que se dispersen todos los pensamientos malos en el mundo!”

         Os voltearéis al Este y pronunciaréis la fórmula:

         “¡Que reine la Justicia de Dios en el mundo y que desaparezca toda injusticia en nuestra vida!”

         Os voltearéis al Norte y pronunciaréis la fórmula:

         “¡Que reine la Verdad de Dios en nuestra vida y que desaparezca toda esclavitud de nuestra alma!”

         Os voltearéis al Oeste y pronunciaréis la fórmula:

         “¡Que reine la Sabiduría de Dios en todas las manifestaciones de nuestra vida y que desaparezca el mal de nuestro camino!”

         Os voltearéis de nuevo al Este y pronunciaréis la fórmula:

         “¡Que reine el Señor y que se glorifique el Señor en todo Su Amor, Sabiduría y Verdad!”

         “¡Que reine el Señor en Su Amor, en Su Sabiduría, en Su Verdad!”

         “¡Y que realicemos todo para la Gloria de Dios en la Tierra!” – ¡Amén!                                

Vistas: 222

Comentario

¡Tienes que ser miembro de ShekinahMerkaba para agregar comentarios!

Únete a ShekinahMerkaba

Sobre

Notas

YO SOY... ANTONIO CERDAN

Antonio Cerdán Caparrós

CURRICULUM…

Continuar

Creada por ANTONIO CERDAN Jul 23, 2012 at 6:46am. Actualizada la última vez por E M A R Mar 16, 2016.

Última actividad

A patricia castañeda le gustó la conversación SONIDO SANADOR, PARA ELEVAR TU VIBRACIÓN, MEDITAR, Y ACTIVAR TU SISTEMA INMUNE de ANTONIO CERDAN
Hace 12 horas
A MARIA TERESA le gustó la conversación SONIDO SANADOR, PARA ELEVAR TU VIBRACIÓN, MEDITAR, Y ACTIVAR TU SISTEMA INMUNE de ANTONIO CERDAN
Hace 18 horas
A MARIA TERESA le gustó la conversación SONIDO SANADOR, PARA ELEVAR TU VIBRACIÓN, MEDITAR, Y ACTIVAR TU SISTEMA INMUNE de ANTONIO CERDAN
Hace 18 horas
yonild solis respondió a la discusión ORIGEN DE LA ENFERMEDAD, COMO TRABAJAN LOS MÉDICOS DEL CIELO... de ANTONIO CERDAN en el grupo SANACIÓN CON LOS MÉDICOS DEL CIELO
ayer
yonild solis comentó sobre la publicación en el blog PASAMOS EL LINK DEL VIDEO DE LA CONVOCATORIA QUE SE REALIZO DE SANACIÓN BIOPLASMÁTICA PARA ESPAÑA Y LATINO-AMÉRICA de Marilar Bernat
ayer
A yonild solis le gustó el blog PASAMOS EL LINK DEL VIDEO DE LA CONVOCATORIA QUE SE REALIZO DE SANACIÓN BIOPLASMÁTICA PARA ESPAÑA Y LATINO-AMÉRICA de Marilar Bernat
ayer
Graciela Virginia D´Andrea respondió a la discusión SONIDO SANADOR, PARA ELEVAR TU VIBRACIÓN, MEDITAR, Y ACTIVAR TU SISTEMA INMUNE de ANTONIO CERDAN
ayer
A Graciela Virginia D´Andrea le gustó la conversación SONIDO SANADOR, PARA ELEVAR TU VIBRACIÓN, MEDITAR, Y ACTIVAR TU SISTEMA INMUNE de ANTONIO CERDAN
ayer
Icono del perfilHugo, cecilia, Josefina Prieto Ramon y 1 más se unieron a ShekinahMerkaba
ayer
A francisco alburqueque crespo le gustó la conversación SONIDO SANADOR, PARA ELEVAR TU VIBRACIÓN, MEDITAR, Y ACTIVAR TU SISTEMA INMUNE de ANTONIO CERDAN
ayer
Hugo Alfonso Villarreal Nieto respondió a la discusión SONIDO SANADOR, PARA ELEVAR TU VIBRACIÓN, MEDITAR, Y ACTIVAR TU SISTEMA INMUNE de ANTONIO CERDAN
Miércoles
A Enrique López Aldrete le gustó la conversación SONIDO SANADOR, PARA ELEVAR TU VIBRACIÓN, MEDITAR, Y ACTIVAR TU SISTEMA INMUNE de ANTONIO CERDAN
Miércoles
A CARLOS JOSE CALDERON FLORES le gustó el blog PASAMOS EL LINK DEL VIDEO DE LA CONVOCATORIA QUE SE REALIZO DE SANACIÓN BIOPLASMÁTICA PARA ESPAÑA Y LATINO-AMÉRICA de Marilar Bernat
Martes
A Martha Restrepo le gustó la conversación SONIDO SANADOR, PARA ELEVAR TU VIBRACIÓN, MEDITAR, Y ACTIVAR TU SISTEMA INMUNE de ANTONIO CERDAN
Martes
A Yensi brenes fonseca le gustó el blog PASAMOS EL LINK DEL VIDEO DE LA CONVOCATORIA QUE SE REALIZO DE SANACIÓN BIOPLASMÁTICA PARA ESPAÑA Y LATINO-AMÉRICA de Marilar Bernat
Martes
A Yensi brenes fonseca le gustó la conversación SONIDO SANADOR, PARA ELEVAR TU VIBRACIÓN, MEDITAR, Y ACTIVAR TU SISTEMA INMUNE de ANTONIO CERDAN
Martes
A Ana Maria le gustó la conversación SONIDO SANADOR, PARA ELEVAR TU VIBRACIÓN, MEDITAR, Y ACTIVAR TU SISTEMA INMUNE de ANTONIO CERDAN
Martes
BUDAMARITZA respondió a la discusión SONIDO SANADOR, PARA ELEVAR TU VIBRACIÓN, MEDITAR, Y ACTIVAR TU SISTEMA INMUNE de ANTONIO CERDAN
Martes
A BUDAMARITZA le gustó la conversación SONIDO SANADOR, PARA ELEVAR TU VIBRACIÓN, MEDITAR, Y ACTIVAR TU SISTEMA INMUNE de ANTONIO CERDAN
Martes
Jimmy Reyna se unió al grupo de ANTONIO CERDAN
Martes

© 2020   Creada por ANTONIO CERDAN.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio